jueves, 27 de septiembre de 2007

Anècdotas de un Metro Viajero, parte 2

Continùo esta serie particular sobre mis particulares aventuras como viajera frecuente de Metro. Y es que la lluvia me pone a recordar justo todas esas cosas que pasan en este caòtico sistema de transporte que alguna vez fue llamado la Gran Soluciòn para Caracas.



Asì que prosigo mi crònica. Con justo algo que vivì ayer y me temo, mucho me temo, que volverè a vivir esta tarde dado que ha caìdo un porrazo de agua parejo que ya generò su habitual congestionamiento de trànsito (plus: la tranca hereje que ha habido todo el dìa por la zona donde trabajo por algùn esotèrico evento gobiernero, presumo que de la alcaldìa de Juana la loca, digo....Juan Barreto. Y no, no le tengo el menor respeto a ese señor. Puedo hacerme la loca con algunos seres de este gobierno, ese tipo no es uno de ellos. Moo point!)

En fin, a lo que iba. Cuando en el Metro pasa algo de èsto:

1. Alguien que decidiò que morirse atropellado por un tren a 40Km/h era la manera màs divertida de acabar con su existencia patètica (sin broma, hay que tener una vida demasiado patètica y pensar que no se tiene ninguna clase de opciones para irse a morir tan brutalmente)
2. Que el servicio elèctrico falle, algo que parece que ùltimamente es muy comùn entre las estaciones de La Paz y La Yaguara de la Lìnea dos y Parque del Este, que le cae toda el agua habida y por haber de la lluvia porque debe ser que quien diseñò la estaciòn no sabìa que eso podìa pasar. O sea...
3. Fallas inexplicables del centro de Control. Presumo que es eso; no es que alguien lo explica.
4. Congestionamiento porque hay demasiada gente. Obvio y caìdo de maduro. Plus: se congestiona principalmente porque los trenes, aparte de hacer las paradas de rigor, se detiene en las paradas de no rigor. O sea, en los tùneles.
y 5. Choque de trenes, pero como ha pasado una sola vez (hasta ahora) podemos pasarlo como razòn no màs.

En fin. Cualquier fallita, por pequeña que sea, genera este mensajito a nivel de altavoces:

"Debido a fallas operacionales el servicio presenta un fuerte retraso en estos momentos. Ofrecemos disculpas y agradecemos estar atentos a un pròximo anuncio"

O el peor caso. Lo anterior màs: Sugerimos usar transporte superficial. Cosa que parece irònica, porque justo cuando el Metro no funciona, el transporte superficial, que rara vez funciona, lo hace menos. Aparte, con el tràfico quien se atreve a intentarlo?

Con lo cual lo que le queda es:

1. Esperar en medio de un bululù inmenso de gente, dentro o fuera de la estaciòn.
2. Salir a la calle a tomar otro transporte a juro, con lo que se va a conseguir, de frente, con camionetas destartaladas, los taxis màs destartalados aùn (por extraña indicaciòn de la naturaleza siempre salen cuando caen aguaceros) y correr el riesgo de caer en un hueco de los tantos que hay en Caracas.

Ayer desde los Teques comenzaron con el mensajito del transporte Superficial. Y yo decidì que no, què va. Me quedè en una esquina medio despejada armando el enèsimo sudoku sin soluciòn que me acompaña en la agenda. Obvio:

1. Tenìa que llegar hasta la otra punta de la ciudad para tomar un "transporte superficial" Lo que significa cuarenta y cinco minutos de caminata o tomar transporte que pase por las calles estrechas y con congestionamiento horroroso a esa hora, con lo que iba a llegar como una hora despuès.
2. Si arrancò el primer tren....sale el segundo. O sea, la falla es alguna mariquera elèctrica que se resolverà en un rato.
y 3....ya igual iba a llegar tarde a la oficina. Si me tengo que ir a hacer cola para tomar un autobùs, me lanzo por la Panamericana llena de colas y huecos, y llego a la mamà de las colas (La autopista Valle Coche) no iba a llegar antes de las diez.

Lleguè a las 9.45 a la oficina. O sea, era una falla imbècil elèctrica. Lo suficientemente estùpida como para evitarme los subterfugios. Idem en la oficina no se iban a molestar, y si no, creàme que los iba a enviar en viaje sin Retorno a Las Adjuntas.

En la pròxima parte, otros males del Metro patèticos. Un solo tren, los metro discplays y otras peores. Menos mal, bendito sea Dios, que existe el Ipod.

Saludos,




Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Me encantaría conocer tu opiniòn. Eso sì: para que podamos charlar, trata de que tu comentario estè relacionado con la entrada. Por favor. Gracias adelantadas!