sábado, 29 de septiembre de 2007

I trust you to kill me...De como el manager es màs importante que el cantante


Ayer VH1 transmitiò "I trust you to kill me" documental que esá referido a la gira promocional que hizo Rocco de Luca & The Burden, banda de rock que hacìa su primer recorrido promocional bajo el sello Ironworks.

Hasta acà el asunto suena aburrido y sin mayor interès aparente. Pero cuando dices que el mànager de la banda y dueño de Ironworks Music es nada màs y nada menos que el protagonista de uno de los seriales del momento, las cosas parecen cambiar. Y es que esta disquera y la banda son de Kiefer Sutherland en una faceta, bastante distinta, a la del actor y productor ejecutivo de 24.

Y justamente esa es la parte llamativa del documental de marras...

...y tambièn su principal falla. Porque vamos, aunque en ocasiones te dan la oportunidad de ver algo de las interpretaciones de la banda (la mayorìa canciones que estàn en su CD debut, del mismo nombre que el documental y que ya escuchè vìa bajada ilegal en Ares. Si, Kiefer, te quiero un montòn, pero ya te hago rico comprando DVD originales de tu serial (y libros, too) para tambièn hacerte millonario con tu selecciòn musical. No abuses, hun!) y de escuchar a Rocco de Luca explicar de donde vienen sus influencias musicales, algo de su vida (que explica el tono tragicòn de varios temas) y algunos miembros de la banda de marras el documental està màs dirigido al manager de la banda y a las circunstancias que hacen que Kiefer sea quien es que a la banda en sì. Lo que lo hace divertido, pero lo asesina como forma de promociòn.

En fin. Vamos por partes. El especial tiene como director a Manu Boyer, buen amigo de Kiefer Sutherland que es tambièn el esposo de Kim Raver, quien ha interpretado en las màs recientes temporadas de 24 a Audrey Raines, un interès romàntico de Jack Bauer. Y en esencia se desarrolla en el mes de diciembre de 2005, durante el intermedio vacacional de Navidades y año nuevo (vacacional para Kiefer, que en esa època està libre del compromiso de filmar 24) y en medio de la filmaciòn de la quinta temporada de 24, que de hecho aparece en este documental con Jon Cassar hablando del Kief.

Kiefer se convierte acà en Manager, carga trastos y maletas (propias y ajenas), se bebe los infaltables tragos, regala entradas para conciertos, resuelve lìos, presenta a su grupo, anuncia el año nuevo, celebra su cumpleaños, usa su propia fama como modo de hacer promociòn en radio, se hace un nuevo tatuaje... y en las farras habituales pierde el celular y la billetera. Al final es "despedido" como manager de gira (lo que no es totalmente cierto. Desde ese dìa hay como doscientas presentaciones de Rocco donde Kiefer ha estado, bien como simple dueño de disquera, bien como presentador) y acaba de explicar ciertas cosas de sì y de su carrera bajo los acordes de Rocco de Luca y su propia amabilidad. En buena parte se termina confesando, lo que es divertido e interesante. Todo a la vez.

De esta manera nos enteramos de detalles familiares para el fanàtico de 24 como la adicciòn de Kiefer por hacer reìr a la gente, su predilecciòn por las pizzas y hamburguesas y que no se apasiona por comer, (por eso està como està!) Quizàs una de las partes màs divertidas para mì fue la decisiòn de regalar las entradas para el concierto en Whelan (se nota que al final lo llenaron!)

Este incidente en particular del documental es una particular combinaciòn de buenas ideas y algo de sentido comùn. Quien en fechas decembrinas se va a poner a pagar 20 euros para ver a una banda que apenas està en promoción de su primer disco? El hecho de que Kiefer no sòlo decide aprovechar su propia fama para ofrecer una entrevista donde, asumo, contò algùn chismecito de 24 (con temporada no estrenada en ese entonces) para poder dedicar rato a vender su banda, y luego salir a la calle a regalar entradas (con las caras de incredulidad de la gente. Es Jack Bauer? en serio?) y a tomarse algunos tragos antes de ir al concierto en Whelan fue divertidìsimo.

Lo que me encanta de Kiefer es la naturalidad que tiene. Sì, soy yo! Sin divismos de màs. No sè què tan "pantalla" sea o què tan pedante pueda ser sin càmaras atràs, pero siempre me ha dado la impresiòn de un tipo normal e inteligente que de vez en cuando comete errores y hace idioteces como la que lo tiene complicado recientemente. Quizàs, la mejor definiciòn que le puedo dar, luego de visto este programa, es la de un tipo con cuarenta años pero con actitudes aùn bastante inmaduras. Y lo màs cumbre: èl lo sabe. Sabe que ha hecho cosas que no son precisamente de las que enorgulleceràn a la gente de su casa. Sino todo lo contrario.

Dos escenas particularmente intersantes fueron la de la explicaciòn de Kiefer a por què se dejò filmar en juergas que tuvo en este viaje (el incidente del bendito arbolito de Navidad que saliò hasta en la prensa de mascotas) y la razòn por la que en Islandia se hizo el tatuaje con el nombre del disco de Rocco De Luca. Esa explicaciòn de que "no puedo complacer a todo el mundo y hago este tatuaje para recordarlo siempre" le quedò genial. Muy de Kiefer.

De Rocco? Hay algunas anècdotas, y una interesante muestra de sus inspiraciones a la hora de escribir/tocar canciones, pero lastimosamente, el documental lo deja un tanto de lado. De no haber puesto mùsica de su banda y aparecer algo que de vez en cuando nos recuerda de què venìa el especial ni nos habrìamos dado por enterados de su existencia. Impresionante, eso sì, su historial familiar. Què cosas con la falta de asumir responsabilidades hoy en dìa. No estar preparado no puede ser una excusa para dejar a un hijo botado con otros familiares, por Dios.

Ironìa: el regalo de cumpleaños de uno de los chicos de la banda: un libro de "Como trabajar como actor" Le quedò comiquìsimo.

En fin. No sè si el especial de marras le servirà a alguien para bajarse o tan siquiera querer oìr el disco de Rocco de Luca & The Burden (en mi criterio, no es mala mùsica. No es que me re encanta, pero al menos se oye decente. De hecho la tengo en Ipod y acabo de conseguir vía Ares la canciòn que titula el disco y este artìculo.) pero para divertirse viendo algo más de Kiefer Sutherland (incluyendo el incidente del arbolito de Navidad) fuera de la acciòn y heroìsmo de Jack Bauer es super entretenido este especial. Recomendado para fans de Kiefer muy acèrrimos. Se pueden divertir con èl. Pero como promociòn para una agrupaciòn nueva, de verdad, no quedò nada bien.

Saludos,


Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Me encantaría conocer tu opiniòn. Eso sì: para que podamos charlar, trata de que tu comentario estè relacionado con la entrada. Por favor. Gracias adelantadas!