domingo, 23 de diciembre de 2007

Gaèlica I/O: Què vaina tan buena!


No recuerdo en què fecha de este año descubrì a esta agrupaciòn espectacular. Sì recuerdo el sitio: Esperanto del C.C. Vizcaya, un lugar que visito a juro cada vez que los avatares de la existencia me llevan al sillòn del dentista. Conste, es una buena manera de bajarse los nervios que puede causar el taladrito o la factura, lo màs que le duela a usted. A mì suele ser lo segundo, le cuento.

La tienda tiene una combinaciòn de mùsica entre lo que escucha todo el mundo y lo que no escuchan màs que unos cuantos pero que es espectacular. Aparte, sì, le echo un vistazo a la selecciòn de DVD aunque sea para saber que no estoy tan loca cuando compro los mìos (aunque el de Prison Break 2 sì me lo llevè de Esperanto!)

Yo no sè demasiado de mùsica, màs que lo que pueda tener mi oìdo habituado a oìr de todo como bueno. Pero bueno, algo escucho. Me encanta la mùsica, supongo que viene de familia desde que mi papà no le pelaba fin de semana que no pusiera los viejos LP con mùsica canaria. De los Sabandeños a la agrupaciòn de mi tìo Eduardo: Arnao. Buenìsimos todos. Mùsica que sè que un dìa le dirè a alguien que me la baje de un LP a CD para meterla en el Ipod de 80 GB que me gastè este año.



En fin, dèjeme contarle sobre mi experiencia con Gaèlica, que era la idea de esta nota.

La tienda Esperanto suele tener una selecciòn de mùsica en el ambiente que de verdad, siempre apetece tener. Si fuera millonaria tendrìa una tienda Esperanto sòlo para mì. Pero dado que los millones no me caen del bolsillo, una no siempre se deja marear...hasta que escuchè a Gaèlica.

En una de esas visitas, tenìan una mùsica espectacular. Juro que le di unas seis vueltas al pasillo nada màs para seguir escuchando, porque estaba demasiado bueno como para renunciar al disfrute. Me olvidè de la pila de trabajo que suele esperar por mì en mi oficina oyendo la musiquita en cuestiòn. Una gaita de las que escuchè alguna vez en esos programas gallegos de la AM, que tambièn dejaba mi papà despuès que ponìa su dosis de noticias Canarias, pero mucho mejor fusionada y de pronto no se me hizo desagradable el sonido de la gaita. Sip. Hasta ese dìa lo odiaba.

A la sèptima vuelta, no aguantè dos pedidas. Què disco tienen puesto? Està buenìsimo!

- Ah! es el de Gaèlica. - Y sin màs, el tercio de la caja me puso en las manos "Ibèrica y Latina". Para hacerle el cuento corto, le di otro coñazo a la tarjeta de Crèdito, pero ese disco tenìa que ser mìo.

A la gente de mi oficina se les hizo "demasiado gallego" pero como a mì me da lo mismo lo que les guste o no de mi rockola particular (sì, lo admito. Soy una HDP desconsiderada que no soporta oìr cerca salsa o el autènticamente insufrible regguetòn, y que casi me peleo con un ya ex compañero de trabajo que tenìa esos gustos....pero pongo lo que yo quiero en mi màquina. LO màximo: le bajo el volumen o abuso del par de audífonos Sony toderos que tengo. Lo ùltimo que repetì en la oficina hasta la exasperaciòn fue Soda Stereo) pues seguì poniendo a Gaèlica cada vez que me apeteciò hacerlo. Del tiro pasò al Ipod rosado tambièn.

Hace poco, revisando blogs en To2blogs, encontrè una nota que hablaba sobre el segundo disco de Gaèlica (debo el link. No recuerdo en cuàl blog la vi!) pero del tiro busquè en Internet la web de la agrupaciòn y el My Space, que està en mi lista de links. En lo que escuhè "Las Calles de la Esperanza" supe que ese disco tenìa que ser tan mìo como el primero.

Anteayer lo saquè del Esperanto -Vizcaya. Cuando el tercio (el mismo de siempre!) me fue a cobrar ese disco y el de Huàscar Barradas que me comprè tambièn (otro que està del carajo, pero ese lo comento despuès), se sonriò y dijo que "tendrìa que sacar otra caja de atràs"

- Eso quiere decir que lo has vendido mucho, no?
- Todo el mundo ha venido es por ese disco....

Y era cierto. Me consta. Los dos tercios que pagaron antes que yo (un par de chicas que estaban llevando discos para regalar y entre el montòn que llevaron bajaron al menos dos de Gaèlica; y una parejita que no sòlo se llevò el nuevo, sino que tambièn pagò Ibèrica y Latina) se lo habìan llevado. Y yo era la tercera en menos de media hora.

La verdad....yo habìa entrado sòlo por ese disco. Esta vez no era para bajar el arrecheròn con el dentista.

El caso es que vale la pena hacerlo, querido amigo. Si el primero era bueno, el segundo es espectacular. La fusiòn de ritmos es increìble, mejorò un planeta el primero... y crèame que se escucha hasta con placer fìsico. La mezcla con el sonido de los invitados (Alberto Naranjo, Gerry Weil) lo hacen aùn màs placer auditivo: Las calles de la Esperanza, mi favorita, es riquìsima. En lo que dura el disco te has viajado musicalmente a màs de un lugar. De hecho con esa mùsica genial de fondo es que he estado escribiendo esta nota medio anecdòtica, que, como todas las mìas, se alargò una barbaridad.

Asì que no sea tacaño. Dese un placer musical, pàguese un original (nada de copias chimbas. Apoye el talento nacional. Aunque suene panfletario, èsta es de las cosas que sì vale la pena evitar bajarse de Internet) y escuche esta joya de disco. Hàgase el favor, porque de verdad, vale la pena. Ya los ubicarè para oìrlos en vivo en el 2008. Seguro que sì. Idem, si quiere estar seguro....oiga algunos temas de este disco en el My Space de Gaèlica, que està linkeado en este blog.

Saludos,



Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Me encantaría conocer tu opiniòn. Eso sì: para que podamos charlar, trata de que tu comentario estè relacionado con la entrada. Por favor. Gracias adelantadas!