sábado, 19 de abril de 2008

Primero los Simpson, ahora el Chavo. Más de la pacatería moralista ....


Santísimo Cristo de Atocha. Qué vaina tan patética.

Siempre me ha dado risa el empeño de algunas personas por satanizar las vainas. Aunque más de uno le de palazos a la Iglesia Católica por su doctrina (y en realidad, por toda vaina y por el mero gusto de darle a la lengua, que para criticar todos somos geniales) son unos fanáticos acérrimos de la Inquisición.

Prohibirrrrrrrrrrrrrrrr, restringirrrrrrrrrrrrrr, amarrarrrrrrrrrrrr, censurarrrrrrrrrrr!!!!!!!!!!!!!

Nunca falta alguno así. Y cómo les gusta, carajo. Cuando cerraron RCTV se dieron gusto. (por favor. Si un chavista acierta a leer ésto y me va a comentar que no fue que la cerraron sino que se terminó la concesión, haga un pequeño esfuerzo imaginativo y presuma el gesto que le voy a hacer con los dedos antes de contestarlo. Gracias) Que si la programación era horrible, que si era pervertida, que si la gente no debía ver novelas, que si ésto, que si lo otro.....y bueno. Lo menos era Escuela del delito. Aporrea, Noticiero Digital y cualquier página de opinión rebosaban de aplausos y felicitaciones al Líder Psiquiátrico por "poner orden y cerrar un canal golpista" Claro, ponen TVES y la primera torta es poner un programa cómico con las mismas fallas que le criticaron a la Radio Rochela. Y hoy día tiene novelas, películas, un aspecto a televisión sesentera cubana que no lo quita nadie y oh, Dios. Basket de la NBA, que debe ser lo más imperialista y comercial que hay. Pero es "un canal con sentido social". O sea, pues.

Les quedó el gustito a la censura. Entonces se han pasado todo este tiempo dándole coñazos a Globovisión, gritando primero contra Jesse Chacón y luego contra la actual presidenta (una nulidad cuyo nombre ni recuerdo ni me molesto en recordar) por no pedirle al canal de noticias "más imparcialidad". Entre otras cosas.



Este mes comenzaron con Los Simpson. Los pobres Homero y familia se han calado esta semana una serie de comentarios patéticos e insultos: el mayor que "violaba los derechos humanos". O sea. Ya este tema lo comenté, pero no puedo dejar pasar la ocasión de reírme de nuevo luego de leer la reseña del fulano Foro de ayer de "los Simpsons, la decadencia como entretenimiento" Una de las reseñas está en el foro de Luis y les sugiero no pasarla por alto. Está mortalmente divertida; sobre todo de cómo desarmar un discurso contradictorio. Las reseñas oficiales sueltan perlas como éstas:

“Los mismos dueños de los medios de comunicación deberían de cambiar el horario de transmisión de Los Simpsons, ya que sus hijos también tragan ese difícil papel ideológico” (Sí claro. Los mismos niñitos que por obra y gracia del trabajo de sus papás deben ver Los Simpson al ritmo gringo.)

De igual forma apuntó que los propietarios de los canales de televisión no les importa lo dañino y la mala influencia que puede causar la serie, “antes de escandalizarse por el cambio de horario deberían de tener un poquito de sentido común acerca del contenido y los efectos que causa este programa” (Y por qué los que hacen este foro no muestran algo de sentido común y en lugar de hablar tanta pendejada enseñan a la gente a tener el sentido común de apagar el televisor y enseñar a los niños a que hay cosas en el mundo más terribles que unos muñequitos animados?????)

Indicó que desde hace tiempo en la Universidad Abierta de México, de la cual es vicerrector, han venido realizando investigaciones semióticas de desmontaje y análisis de las matrices centrales en cuanto al contenido que presentan este tipo de programa, en la que,“hemos concluido y coincidido plenamente en que este programa, (Los Simpsons), no puede ser transmitido en un horario que no sea para adultos. En horario para niños es indebido”, dijo, al referirse al alto índice de contenido y mensaje de violencia y antivalores que exhibe la serie, dijo el experto en la comunicaciones de masa y semiólogo, Buen Abad. (Clap, clap, clap. Seguro que el par de damas chavistas necesitaron tantos estudios para llegar a la misma conclusión que su panel de descuartizadores semiólogos. No fue más que una frase repleta de pomposidad y lugares comunes. Pésimos los periodistas y aún peor el pesado pedante éste)

Expresó que esta organización había realizado la petición de pasar la serie norteamericana, al horario adulto (11:00 de la noche a 5:00 de la mañana), sin embargo, sólo lograron que se trasladara al horario supervisado.

AND????????????????

En fin. Más muestra del impresionante patetismo moralista sin sentido común.

Pues bien. Como si era poco lo que el señor Buen Abad pontificó sobre Los Simpson, el día en que fue entrevistado en el programa del perdonavidas de Ernesto Villegas, también se puso a hablar sobre el Chavo del 8. Por supuesto, de inmediato en Aporrea comenzaron a salir los artículos dándole palos al programa de marras, como si tuviera dos días al aire. Todo en la patética teoría revolucionaria por la cual todos nos volvemos zombies descerebrados cuando encendemos la televisión y nos dejamos influir por toda vaina, adquiriendo una serie de hábitos detestables, como por ejemplo: criticar al gobierno.

Pues veamos. Porque ahora resulta que los Simpson no son los únicos malos. Ahora una vaina de treinta y dele años en la tele (yo la estoy viendo desde que era chama) es algo terrible por que es la responsable de que México (según el filósofo de marras) es el segundo país con más niños en la calle en el planeta de acuerdo a alguna incierta estadística. Y todo porque quieren imitar al Chavo. Presumo yo!

“El Chavo es un niño callejero que vive abandonado en un barril y come lo que la gente le regala. El Chavo es el recipiente de una espiral de violencia permanente y termina llorando siempre. Resulta que eso nos divierte y nos acostumbramos a ver la fuerza como ternura”.

Buen Abad reveló que México ocupa actualmente el segundo país en el mundo con más niños en la calle. “Si hacemos de la miseria un entretenimiento, algo anda mal en nuestra cabeza, porque no debemos tolerarlo”, pues “te siembra en la cabeza un foco infeccioso que ‘el mundo es así y no hay nada que hacer’".


A quien culpaban antes de que existiera la televisión????????? Per favore.

Pero por supuesto, siempre es fácil encontrar que detrás de tanta teoría y tanta habladera que no es más que propaganda revolucionaria, hay algo estúpido en el fondo. Porque coño, vale, una no quiere generalizar. Pero por qué siempre muestran que hay resentimientos y mezquindad de por medio? Veamos los resentimientos en este punto. Y créame que se va a divertir. Al menos yo me divertí sacándolos de los artículos.

1. Una de las características por la cual no me denomino “Chavista” tiene que ver con la terminología de aquel fanático del “Chavo”, programa mejicano dirigido como comicidad infantil en el humor negro de la degradación y subestimación de las realidades comunes de muchos niños en nuestros pueblos latinoamericanos.

Conste que no fui yo!!!!!!!!!!!! Hasta el sol de hoy siempre presumí que lo de chavistas venía por Chávez. Pero NO! estos tipos no sólo hacen la asociación, sino que además dicen que debieron llamarse es "chavecistas" para que no los asocien con el programa de marras. Pero veamos por que la arrechera, según ellos, con los medios que los llaman Chavistas y no Chavecistas. (esto suena demasiado a trapecistas, pero bueno)

Nota aparte al autor: ya que se queja tanto de la terminología, bien podría recordar que los nacidos en la antigua tierra de los Aztecas, se llaman es Mexicanos. Y si les dice Mejicanos les dan unos soponcios similares a los suyos, que son por una estupidez.

La relación con “El Chavo” la impulsaron sicológicamente los opositores del Presidente Chávez, para dar una relación parecida al típico “pata en el suelo latinoamericano” que por décadas ha sido transmitido en las grandes corporaciones de televisión.

¿Por qué?...una “Chavista” a lo “Chavo del Ocho” sigue a Chávez hasta donde pueda beneficiarse individualmente, y en esa actitud sicológica en un descalabro humano de Chávez, éste tipo de “Chavista” podría convertirse en un futuro hipotético negado y recordando las raíces adecos copeyanas de muchos, en Borgista, Petkoffcista, Rosalista o cualquier terminología que lo asocie a la camaleónica figura de la traición y afecto al escualidismo. La diferencia es que el “chavecista” perduraría en el tiempo aún después de Chávez y el “chavista” muere hasta donde llegue Chávez para seguir viendo El Chavo en su mente y corazón.


Juro que el ataque de risa después de leer ésto fue tan escandaloso que debe haberse enterado todo el vecindario. Resulta que la fidelidad de la gente al zaperoco rojo rojito depende de un nombre. Si la fidelidad de la gente a un determinado sino ideológico depende de no ser asociados con el Chavo, esta vaina durará menos de lo que yo supongo. Gracias a Dios!!!!!!!!!!!!!!!!

...en el sentido de lo patético y subestimado que representa a los niños de las calles latinoamericanas, a la doble moral y la falta de solidaridad quizás como madre de las mentes de quienes hoy día tenemos la figura de padres y abuelos y, que fuimos contaminados en la infancia por tanto bodrio inútil y alienante como torpes series al mejor estilo del “Chavo”, en esa conducta de violencia infantil, humillación, discriminación, exclusión y promoción del consumismo y materialismo.

Usted vio el Chavo cuando chamo?
Siente que se contaminó con esta vaina y por eso tiene que protestar ante el mundo?

Yo no. Bastante que lo vi. Pero si a mi me van a decir que a uno le falta solidaridad y tiene doble moral por haber visto El chavo....la señal de costumbre.

Lo absurdo, radicaba en la letra que nos inducía al fanatismo para ver un mundo hermoso en el entorno del Chavo...¡qué bonita vecindad, es la vecindad del Chavo, no valdrá medio centavo, pero es linda de verdad!...esta experiencia nefasta nos permite atacar el secuestro mental de nuestros hijos con programas como Los Simpsons, Padrinos Mágicos o caricaturas sangrientas dizque para adultos con el fondo de una letra de regatón...o los modernos juegos de guerra en internet y el acceso a la televisión por suscripción con programas que de algún modo se convierten en huéspedes alienantes en nuestros hogares porque el mismo Chavo, ya ha sido caricaturizado en canales gringos de comiquitas infantiles.

Vaya lógica. O sea, como uno vio el Chavo hasta hartarse, porque al menos yo vi bastante de ese programa, entonces se convierte en censor de los hijos para que no vean los Simpson, escuchen regguetón o vean cable. O sea, les alimento el gusto a todas esas cosas porque yo estoy resentida con mis padres porque me dejaron ver el Chavo. Los hay imbéciles. Demasiado imbéciles, diría yo.

En fin. Después de leer una buena dosis de argumentos tan o más necios que éstos en otro artículo similar que no cito porque ya me alargué mucho con ésto, me conseguí de sopetón el texto de una conferencia que dio el susodicho mexicano éste en el Museo de Arte Contemporáneo (antiguo MACCSI, a los chavistas no les caía Sofía Imber, no importa lo que se mató trabajando en esta vaina. Usted entiende, eso a este gobierno le da tres pitos) el año pasado, donde, separando todos los lugares comunes y propaganda patética pro comunistoide y pro chavistoide quedó que lo que realmente queremos es sustituir una hegemonía mediática por otra, el susodicho Buen Abad se dedicó a pontificar sobre el Chavo. Entonces fue que entendí por qué le caía a coñazos a la serie de marras, y créame que no es por alergia a las tortas de jamón.

En suma, se trata un ejercicio de crueldad colectiva, de abandono colectivo funcional en el cual ese niño de la calle -que no tiene ni amparo ni protección ni acompañamiento ni solidaridad básica- ése, por ser golpeado y porque chilla, nos entretiene, nos divierte. ¡Debería darnos vergüenza!

Ofrezco un debate sobre ese asunto y digo que hay que formar un Tribunal Social Popular que juzgue esta conducta del Chavo del Ocho y digo que debe ser objeto de estudio de los observatorios de los medios de comunicación para que podamos hacer visible –con el pretexto y ejemplo de Chavo del Ocho- de cuanto nos vende el comercio de la imagen que nosotros aceptamos y consumimos de la manera más irreflexiva. Que eso entretenga, algo anda mal. Si eso es divertido, entretenido, tiene “rating”, se vende y se pasa en muchas televisoras del continente, revela que algo anda muy mal.

He discutido con Bolaños personalmente una vez. Bolaños es un millonario; ha hecho un comercio de esta figura del Chavo del Ocho. Bolaños vende camisetas, gorras, martillos, chipotes chillones, vende cualquier basura porque con estos artefactos en torno a sus personajes particularmente los del Chavo, el tipo se convertido en un súper millonario que no tiene la mínima sensibilidad solidaria con ese sector de la población del que ha vivido toda su vida. Y no conforme con eso, anda de hablador por el mundo diciendo que Vicente Fox es el mejor presidente que México ha tenido. Y fue a aplaudir a Calderón en aquel acto de usurpación y de fraude con el que Calderón está colgado como presidente fraudulento, y Bolaños/Chavo del Ocho se exhibe con Calderón como si se tratase de un Prócer.


O sea. Todo se reduce a tres puntos:

- Roberto Bolaños se hizo millonario trabajando. Entiéndalo. No robó, no sacó una maleta de ochocientos mil dólares como el tal Antonini, ni pidió real al gobierno mexicano, fuera el PRI, el PAN o quien fuera. Se lo ganó escribiendo los patéticos chistes de sus programas (en plural!) y calándose horas grabando las mismas payasadas con el Chavo, el Dr. Chapatín, el Chapulín colorado.
- No tiene sensibilidad solidaria.
- y no es socialista.

Todo tiene una explicación en esta vida. Y normalmente no es la que uno espera leer sino una estupidez del tamaño de la catedral, como ésta. Fuera del no ser socialista, uno siente que para esta gente lo social, la responsabilidad social la llevan encima como ciertos pretenciosos intelectuales los libros bajo el brazo. Y lo siento, pero gente como ésta es la que raya cualquier ideología.

En fin. No les extrañe que esta campañita pavosa, hasta ahora limitada a algunos escritos, se termine convirtiendo en foros y Conatel decida que ya las seis de la tarde o la hora en que Venevisión pase esta varilla, es perjudicial para los niñitos futuros de la Revolución. Censurar, prohibir. Restringir en aras de una ideología y de un cambio de prototipos e ideas que no es más que una versión bastante pavosa del "quítate tú pa ponerme yo"

Bueno, afortunadamente no son todos. Reproduzco parte de un artículo, también de Aporrea, esotéricamente llamado "Disculpa Ernesto Villegas, me quedo con El Chavo y Los Simpson, no quiero ser un “buen” Abad" de alguien a quien no le gustó ni el show con los Simpsons ni con el Chavo. Afortunadamente, no todo el mundo dice las mismas pavadas sin sentido.

Lo que creo que no está bien hecho en mi opinión es:

a). Opinar en contra de algo que le gusta a mucha gente en un programa de televisión por una hora sin que haya alguien que opine lo contrario, personalmente no me gusta García Marquez y estoy perfectamente consciente que en este caso pertenezco a una minoríam , me encantaría debatir y explicar por qué no me gusta, siempre y cuando tenga a la “oposición mayoritaria” enfrente.

b).Mezclar y juntar la vida personal de los autores y sus obras. Es evidente que el Sr. Chespirito tiene mucho dinero y tal vez no sea un filántropo, no lo defiendo ni lo acuso, se trata de opinar sobre su creación en éste caso lo otro es otra cosa.

Porque de seguir con éste razonamiento podríamos concluir que las pinturas de Dalí no tienen valor porque al Sr. Le gustaba mucho acumular fortuna, según dicen, o que no se debe leer a Jorge Luis Borges (de los más grandes escritores del siglo pasado) porque no le gustaban los entretenimientos de las clases populares (el fútbol) o hacía comentarios racistas, deplorables por cierto.

Aclarado esto vamos al asunto, creo que hacer un profundo análisis y buscar mensajes ocultos o evidentes, simbología, etc. En “El chavo” no tiene mucho sentido, lo que busca el autor es hacer una comedia humorística con personajes comunes y corrientes, no soy un experto en el tema, soy técnico mecánico con estudios de secundaria, si hay un mensaje por lo menos es ambiguo. Respecto a los “golpes” que recibe el chavo, de acuerdo, no se le debe pegar a los niños, y sigo de acuerdo con Uds, los niños no son ningunos tontos y saben diferenciar lo que es una simulación y la realidad, cualquier niño a corta edad se da cuenta que el supuesto castigo no es real.

En cuanto a Los Simpson, el que no vea que es una dura y ácida crítica a la sociedad y a la forma de vida de los EE UU, necesita urgente un buen par de anteojos.


Y finalizó con esta joya:

No todo en la vida es, estudiar , educarse, trabajar, tal vez sea prioritario, pero debemos dejar un tiempo para las otras cosas , escuchar o bailar salsa o rock, ver o jugar béisbol o fútbol, ver una película romántica o de el género que sea no aporta nada para el crecimiento o el aprendizaje, pero lo hacemos porque nos gusta y nada más, y eso no tiene nada que ver con el pensamiento político que podamos tener.

Y eso me hace pensar que no sólo esta vaina es de unos cuantos. Sino que este país de locos tiene esperanza todavía en gente que no ve las vainas a lo rebuscado. Gracias, Cristo de Atocha.

Saludos,



Reacciones:

6 comentarios :

  1. Chama dile a Chloe que Jack necesita hablar con ella, para que le pase los planos de Miraflores a su PDA...

    ¿Hasta cuando Dios tanta estupidez de los chavistas?, esto se cuenta y no se cree, saludos nos vemos en el CTU...

    ResponderEliminar
  2. Lo que mas asombra es que el presidente en cadena, que esa si se la tiene que calar en que no tiene cable, si puede pasar tres horas hablando mal del imperialismo, y diciendo que masticar coca es bueno y las demas sarta de mariqueras que se le ocurra. En cambio el que no quiere ver los simpsons tan sencillo como que cambio el canal y se acabo.
    Ahora esto del chavo si es la mata de las idoteces que se les pudo ocurrir, me van a decir que ninguno, pero niguno de los chavistas e incluso el mismo innombrable vieron el chavo cuando estaban pelados??, como dice una amiga a mi no me vengas a cortar con ese cuchillo de carton es que suena estupido, ridiculo y ademas que salga las focas a aplaudir es mas deprimente aun.

    ResponderEliminar
  3. Si hay algo que me molesta de este país y sus políticos es la hipocresía. Pero más aun la hipocresía "pro-socialista" donde un Pedro Carreño anda "rasgándose las vestiduras" por los desposeídos mientras viste un traje Armani de los que cuestan hasta años de sueldos mínimos juntos.

    El Chavo es un programa controvertido desde sus comienzos. Discutir sobre si el programa es violento o no es estéril: todos sabemos que es violento. Ahora, el Chavo refleja más que violencia, es un espejo de nuestra cotidianidad y de como obviamos la indigencia. Para "prohibir" el Chavo, el gobierno debería primero erradicar los niños de la calle, la pobreza y por último la mendicidad. Creo que es excesivamente hipócrita ponerse con esas poses pseudo-socialistas cuando son incapaces de cumplir con su trabajo: mejorar la calidad de vida de TODOS los venezolanos.

    Ahora, los Simpsons es un programa que trata de desnudar al "white trash" norteamericano. El que piense que ese tipo de programa tiene interés en educar (positiva o negativamente) está completamente errado. Esos programas están orientados a parodiar una cultura, en caso de los Simpsons, a esa cultura de los hijos de los 80, ahora convertidos en padres de familia, sin cabello, sin un sueldo digno y con mínimo coeficiente intelectual. Yo encuentro el programa "Grounded for Life" como una versión de los Simpons un poco más realista.

    Qué hay que quitar los programas de violencia de la televisión? Wow... no sé como se la van a fumar porque hasta los Picapiedras, una serie con al que hemos crecido casi todos los venezolanos de todas las generaciones, es una caricatura sumamente violenta además de machista. Imagino que no podrán pasar más nunca a Batman (no importa cuan positivo sea el modelo de lucha contra el crimen), ni Superman (por Imperialista, más que nada), ni siquiera las comiquitas de evangelización, esas donde aparece Jesus de Nazaret apredeado y crucificado. Novelas? Tampoco... eso también tiene violencia. Ah, pero detalle, aquí todo en la vida tiene violencia.

    Yo estoy muy de acuerdo en reubicar los horarios para ciertos programas. En el caso de los Simpsons, se podría tener un horario supervisado que contenga capítulos "aptos", mientras que pudieran dejar el sábado/domingo en la noche los capítulos más fuertes. Así hacen con muchos programas de entrevistas: "Cuál es la Solución" tiene una versión para horario todo público y una en horario supervisado.

    Pero aquí no se quiere "moderar" los contenidos que los niños han de ver, sino que se usa la figura infantil para cometer abusos, excesos y luego ver como los justifican. Aquí cierran un canal y luego es que dan las explicaciones jurídicas. Aquí quitan un programa y luego es que se hace el debate de por qué debió cerrarse. La Legislación venezolana es la única del mundo que tiene retroactivo negativo... Primero se encarcela, priva, cierra, confisca y luego de justifica, se norma, se legisla para así convalidar el exabrupto.

    Lamento que sea tan largo, pero aunque pudiéramos tener opiniones contrapuestas, prefiero mil veces tener a los Simpsons en la tele (y yo decido cuando y como lo veo) que no tener libertad de escoger que quiero ver.

    Saludos,

    AR

    ResponderEliminar
  4. En estos días hice algunos comentarios en el blog de Vicente Ulive (ahora no recuerdo bien el url) tratando de explicarle a un comentarista un tanto obtuso que siempre existe la opción de apagar el televisor. Él decía que no, que hay mucha gente que no tiene otra posibilidad que poner a los niños todo el día frente a la televisión. Sin embargo la experiencia demuestra lo contrario, hay cientos de organizaciones comunitarias y deportivas que a´si lo atestiguan.

    Pero no, el fulano se quedó pegado en su mundo libresco. Parece que cree que el pobre porque es pobre es un ser desvalido e incapaz de dar soluciones coherentes a sus problemas y que siempre debe estar protegido por un poder superior, como el Estado.

    Patético cómo esa gente se envuelve en una palabrería necia e incomunicante y tras una erudición de pacotilla. Justo como el tal Buen Abad. Cuidado si no era el mismo fracasado ese.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Bueh... cuando hice el comentario anterior no había terminado de leer.

    Mi hipótesis es que subnormales como Buen Abad se dedican a jurungar cuanto tema se les atraviese por el frente con tal de acumular publicaciones y trabajos que pasan por académicos solamente por el vocabulario rebuscado y pedante.

    Es triste que algunos "científicos" se ganen sus títulos académicos de una manera tan fácil mientras otros tienen que currárselo de verdad. No hay justicia.

    ResponderEliminar
  6. No leí todo el artículo porque es un poco tarde. Prometo leerlo bien mañana.

    Que alguien le regale un buen calendario a ese señor para que vea el tiempo que hace que el Chavo está en el aire. Apuesto a que no hay nadie que no lo haya visto al menos una vez durante su infancia.

    Que haya chicos en la calle no es culpa del Chavo. Por Dios, es la estupidez más grande que leí en mi vida!!!!!! Siempre hubo chicos en la calle y en todo el mundo. Para terminar con eso tienen que implementar políticas buenas, no prohibir un programa de TV que encima lleva AÑOS.

    Por Diossssss!!!! UN POCO DE SENTIDO COMÚN PARA ESA GENTEEEEEEE!!!!! Aunque deduzco que eso es mucho pedir...

    Y si se quejan de los programas dañinos y nombran al Chavo... será que nunca vieron lo que es la televisión argentina actual...

    ResponderEliminar

Me encantaría conocer tu opiniòn. Eso sì: para que podamos charlar, trata de que tu comentario estè relacionado con la entrada. Por favor. Gracias adelantadas!