lunes, 22 de septiembre de 2008

La moda y yo.....o la esclavitud de lo Fashion.....


Rara vez abro el correo en cadenas, y en realidad éste no me llegó a mí. Pero mi madre, que está recién aprendiendo a usar esta vaina, sí lo hace y se rió tanto con esta nota que acabé leyéndola.

Como a mí también me hizo reír, hela acá para todos los visitantes del blog.

Las mujeres somos víctimas de un complot urdido por mentes perversas
que se reúnen en un lugar secreto y deciden lo que ellos llaman 'tendencias
de moda'. ¿Quiénes son? ¿Cómo lo hacen? Yo me imagino que llega
Paco Rabanne y dice:
- 'Veo que este año se va a llevar el azul petróleo'.
Y saltan a dúo Victorio y Lucchino:
- 'Eso, eso. Y los jerséis sin mangas, pero de cuello alto, ¡y que se jodan!'.

¡Y date por jodida! Porque la moda no es una industria. ¡Es una secta dirigida
por maricones! Y de esos seres que nos odian ¿qué podemos esperar?...
Si nos hacen ir con estos pantalones que se abrochan en la rabadilla y nos
hacen creer que vamos bien (Creo que lo hacen para que luzcamos esos ridículos
tangas que tanto molestan). O con esos otros pantalones de pata larga que van
limpiando las aceras.

¿Ustedes saben lo que son las fashion victims? Son las mujeres que han caído
en sus redes y ya no pueden escapar. Esas que cuando se acercan a un
escaparate, oyen voces en su cabeza: 'El poder de la moda te obliga',
'el poder de Dior te gobierna'.

Realmente, yo me dí cuenta del poder que tiene esta secta cuando intenté
comprarme un vestido rojo. Parece fácil, ¿verdad? Un vestido rojo. Pues no.
¡Porque las tiendas están en el ajo! Son las representantes de Dior en la tierra.
Y, claro, llego yo, y le digo a la dependienta:
- Buscaba un vestido rojo.
Y me suelta:
- ¿Rojo? Este año no viene nada en rojo. Este año viene el azul petróleo.
- ¿Y eso rojo de ahí?
- Eso es la funda del extintor, pero si quieres te la saco.

¡Así es como empiezan las sectas: anulando tu voluntad!
Porque, de repente, me veo diciendo:
- Vale, sácame uno azul petróleo de la 38.
Y, en ese momento, la dependienta me mira como se mira un Seat Panda
desde un todoterreno:
- ¿La 38? Tú estarás entre la 40 y la 42.
Claro, yo la miré a ella como diciendo: 'Y tu estarás entre gilipollas y tonta del culo'
Pero le dije:
- Perdona, yo soy una 38.
- No, si ya. Pero es que este año viene la 38 ceñida, ¿sabes?

Y es que ese es el segundo paso de la estrategia de la secta. Disminuir tu
autoestima para poder dominarte mejor. Ahí, yo dije:
- Con esto no me pillan. ¡Yo me pruebo la 38 aunque me la tenga que meter a
rosca! Y, claro, te miras al espejo y ves lo que ves. Una
morcilla. Una morcilla azul petróleo.

Y digo yo: si en todo el mundo un metro es un metro y un kilo es un kilo,
¿por que la talla 38 no es siempre la talla 38? Tú vas al Carrefour y la
talla 38 se la puede poner King África y, sin embargo, te vas a Versace y la
38 no se la pone ni Melody.

Total, que hice lo que hacemos todas: llevármelo. Si, porque pensé lo que
pensamos todas: 'Así me obligo a adelgazar'. 'Me obligo a adelgazar.'
¿Seremos idiotas? A las dos semanas te estás obligando a regalárselo a tu
sobrina. ¡Es como comprarte unos zapatos del 34 para obligarte a que te
encoja el pie!

Pero es que ese es otro de los síntomas de que estás entrando en la secta:
someterte voluntariamente al sufrimiento físico. Aunque, a veces, cuando
todavía no estás abducida del todo, consigues tener un momento de lucidez y
decir: 'No, no me lo llevo'. Y, entonces, esa enviada del mal que es la
dependienta te dice la frase definitiva:
- Llévatelo, no seas boba, ¡que lo puedes devolver!
¡Y lo compramos! Como lo puedes devolver... Eso es como comerte un trozo
de moqueta: ¡como lo puedes devolver!

Así que volví a casa con mi vestido azul petróleo de la 38. Me lo pongo y le
pregunto a mi marido:
- ¿Como me queda?
- Pequeño.
- ¿Si? ¿Me marca mucho?
- Te va a hacer llagas.
Ahí me dije: 'Tere, modérate. Esta es otra prueba. La secta de la moda
quiere que rompas lazos con tu entorno'. '¡No, no van a poder conmigo!'.
Me lancé a la calle y no paré hasta que encontré el único vestido rojo que
quedaba en toda la ciudad. Cuando lo vi, dije: '¡Me lo compro! ¡Que le den a
Paco Rabanne !. Y que Victorio le dé a Lucchino . ' ¡Ja! Y salí de la
tienda triunfante, con mi vestido rojo. Pero la alegría me duró dos
escaparates.
Es algo que nos pasa a todas las mujeres. De repente, se te viene el mundo
encima: 'Coño, ¿y qué hago yo con un vestido rojo, si este año lo que se
lleva es el azul petróleo?' Oye, que no pude pegar ojo en toda la noche.
Tuve unas pesadillas... Estaba yo en una misa negra, atada de pies y manos,
y los grandes gurús de la moda, rodeándome como en Poltergeist: 'Tereee..
Veeen hacia el glamouuuuur.'
Total, que me desperté, empapada en sudor y dije: '¡Vale, esta bien! ¡Me
rindo!' Me unté entera con vaselina para que me entrara el traje, y me
presenté en la boda de mi amiga Jessi, vestida de azul petróleo.

Cuando llegué a la iglesia me encontré con que íbamos todas iguales....Allí
había más azul petróleo que en una playa del golfo Pérsico. Ahí te das
cuenta de que te han captado, has entrado en la secta, y a partir de ese
momento honrarás a Victorio y a Lucchino, no nombrarás a Chanel en vano y
amarás a Dior sobre todas las cosas.

PD.¿Alguién me puede explicar que coño es el color 'azul petróleo'?? Tarde
siglos en comprender que las cosas pueden ser de color buganvilla, no me
jodais ahora con el petróleo, por favor!! El petróleo es negro como los
cojones de un grillo!! (y perdón por la expresión...)


Saludos,

Reacciones:

5 comentarios :

  1. Azul petróleo es un invento que aparece en los colores Berol Prismacolor, si ves la primera gama de colores, que comienza por los azules, creo que el azul petróleo es el 903 o el 906 jajaja...

    ResponderEliminar
  2. jajaja...
    que chistoso.
    Y la verdad que sí conozco a gente de esa...
    Se lo voy a enviar a dos o tres. A mí no me queda mucho...Si quiero rojo llevo rojo.

    O quizás un vestidito rojo con azul...
    :) Saludos

    ResponderEliminar
  3. Tiempo sin escribir por aqui, que no quiere decir que no disfrute con los textos de esta guru del mundo bloger, pero espero compensarlo con esto. Si el texto te ha parecido bueno, espera a verlo interpretado por una de las mejores actrices comicas que tenemos aqui (y encima paisana mia). La calidad de video no es muy buena, pero merece la pena
    http://es.youtube.com/watch?v=4aJRn7ub2Uc

    Tambien esta la version VIP (es decir, interpretado por famosetes)
    http://es.youtube.com/watch?v=UkAHuL2scww

    TXEBI

    ResponderEliminar
  4. Lo mismo me pasó dos veces: una en mi graduación, cuando compré un vestido dorado porque... bueno, porque me dio la gana, y tuve que caminar literalmente media caracas para conseguir los fulanos zapatos que le hicieran juego y que no se vieran como llevando 20 años en un depósito maloliente y oscuro.

    La otra vez fue en una temporada en que me antojé de un sobretodo largo por motivos estratégicos, pero no conseguí uno en ninguna tienda porque "en esta temporada eso no se está llevando"

    Peor fue cuando estaba en un concurso de modelaje y lo primero que hice al llegar a la talla 10 fue ir a medirme unos pantalones de una tienda en la que JAMAS, JAMAS me quedaba nada. No me los compré, sólo quería sentirme gloriosa porque me quedaban.

    Y para rematar, ¡cómo me cuesta conseguir pantalones! tengo que probar millones porque mis caderas de ascendencia canaria (que se desataron desde que me retiré de la pasarela) no son compatibles con el mundo del fashion.

    ResponderEliminar
  5. Jajajjajajajajaja! Es gracioso pero es la pura verdad. Querer estar a la moda hoy por hoy es un martirio. Yo, por ejemplo, nunca puedo comprarme un par de zapatos o zapatillas de color claro. Siempre tengo que andar con calzado negro. Por qué? Porque calzo 42 y los señores no se dignan a hacer zapatos de moda en números grandes. De casualidad una vez me pude comprar un par de zapatillas rojas que me van bien.

    La ropa? Ja! Un día fui con mi prima a un shopping a comprarme pantalones y remeras. Encontrar un pantalón que me quedara bien fue imposible. A quién cuernos se le ocurrió que los pantalones con cintura baja quedan bien???????????? Son horriblessssssss!!!! Pedí un talle 52 y me dieron uno con cintura baja que no me cerraba. Pedí un talle más y me quedaba enorme. Terminé comprándome dos remeras nada más.

    Ni hablar de cuando vas a comprarte ropa y te miran como si fueras de otro planeta y te dicen "para vos? no, para tu talle no hay" No tienen idea de la cantidad de chicas que se terminan obsesionando con eso y llegan a enfermarse. Lamentable.

    ResponderEliminar

Me encantaría conocer tu opiniòn. Eso sì: para que podamos charlar, trata de que tu comentario estè relacionado con la entrada. Por favor. Gracias adelantadas!