lunes, 6 de octubre de 2008

Infidelidades babosas.....Auch, por ahí viene Jack Bauer.....Susto!

Sí, lo admito. Soy culpable, señoría. Lo confieso, tengo una semana corridita montándole cuernos herejes a mi encandilamiento habitual que ha aparecido unas dos mil millones de veces en este blog y en el otro que tengo, pues: Mr. Kiefer Sutherland.
Y eso que no se ha perdido. El chico anda por ahí dando guerra, dirigiendo videos, hablando de 24, Redemption, bello, rubísimo, educadísimo, echando humo (de cigarrillo, no arrecho, eso es otra vaina) En una frase, tan guapo como siempre. La foto es de las más recientes de Kiefer: una rueda de prensa que dieron la semana pasada donde repitieron todo lo que ya sé de 24 Redemption (y juran que está bastante buena. Más aliciente para pasar los ya menos de dos meses que faltan. POR FIN! ya no me calo más esta dieta de Jack Bauer!)

Pero entonces me guindé la semana pasada a buscar relax mental (relax en serio, no imaginar que Jack Bauer mata gente que una ya detesta ni ver la ironía a veces desquiciante de House. Craso error!) y no se me ha ocurrido mejor cosa que bajarme en la oficina el episodio 5.01 de The Office (la versión gringa). Bueno. Tenía años diciendo que iba a ver esta vaina. Tenía años con unos cuantos DVD piratas por ahí (opción a cuando me da ladilla llenar el Disco duro de la laptop y no tengo paciencia para el download) y me había bajado la cuarta temporada sin pasar de ver el tercero de la primera temporada. (pues sí, en The Office no es buena idea arrancar viendo el Pilot. Este serial medio mejora es como en el tercer episodio, pero la que lo pone a valer con todas las ganas es la segunda temporada. Ahí literalmente terminé enamorándome de la serie. Me atrevería a decirle que vea primero la segunda temporada y se deje la primera para después. Pega menos. )

En realidad, la serie habría terminado en la papelera (real y virtual) de no haberse combinado dos cosas: que el episodio inicial de la quinta temporada es un auténtico vacilón dietético (Weight Lost) con el que acabé divirtiéndome a mares por no decir que en tramos casi lloraba de la risa, acabé emocionándome con una escenita de menos de un minuto y queriendo ver más. Sí, con esa acabé de decidirme a clavarme sesenta y pico episodios en casi una semana, incluyendo super sized, episodios de horas enteras y demás.

Pero eso no fue lo peor de todo. Ojalá fuera eso no más. Ojalá hubiera sido decidirme a seguirle la carrera a Steve Carell después que por fin me clavé Virgen a los 40 completa y resultó que no era lo que pensaba de ella sino un auténtico vacilón de película con la que terminé atacada de risa (la escena de la depilación es para llorar a carcajada limpia) aunque el tema fuera de lo más repetido ever en el cine gringo. Pero está demasiado bien lograda esta película de Judd Apatow y Mr. Carell.

Lo peor es que mis ojitos capturaron una carita bien particular que aparte de la simpatía de Steve Carell y su hiper desquicia paciencias Michael Scott (si lo tuviera de jefe ya lo habría ahorcado!) la loquera del Dwight Schrute de Rainn Wilson (EX-CE-LEN-TEEEEEEEEEE!!!!) acabó atrayendo mi interés y peor.....conquistando mi vista de babosa insigne. Las constantes muecas, una cámara que lo adora con todas las ganas y con toda razón....y de paso....Dios, esa sonrisa infecciosa que lo único que causa es ganas de sonreír.....aunque esté bien lejos de la risa la escena, algo no muy típico en The Office, pero bueno. Helo acá. Mr. John Krasinski.


Como que demasiada lindura para un chico. Gracioso, dulce, hiper cómico, con una cara de niño bueno increíble, parte de una de las parejas televisivas con el mejor libreto que he visto en televisión y que acabó con la supremacía de Mónica y Chandler en mis listas particulares (y conste que duraron que jode en primer lugar. Jim / Pam Rules!), chico en ascenso por méritos propios y finalmente, me vuelve a poner en camino algo que muy difícilmente atrapo a niveles de adicción como es una comedia gringa. En fin. Sí. Estoy pegadísima a The Office. Y Welcome a mi lista de baboseables permanentes, Mr. Krasinski, otro feliz chico "cobrando los intereses" que da estar en una comedia super loca como ésta con Emmy en vitrina y todo. No sé si Jack Bauer me la vendrá a cobrar en serio, pero sí, estimado. Me la estoy pasando en grande con Jim Halpert. Hasta que Pam me deje.
Pd: Alguien a quien le conté sobre las bromas de Jim en The Office no sólo está dispuesta a imitar la broma del teléfono celular en el cielo raso (por ahí la tengo archivada a ver si la usamos con un insoportable del celular de acá) sino que prometió prestarme Leatherheads (Movie que ya de por sí interesaba con George Clooney en los créditos y en la pantalla). Será que debo temerle a las represalias de Jack Bauer?
Saludos,

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Me encantaría conocer tu opiniòn. Eso sì: para que podamos charlar, trata de que tu comentario estè relacionado con la entrada. Por favor. Gracias adelantadas!