sábado, 27 de diciembre de 2008

Fórmulas para arruinar la Navidad


Esto lo encontrè leyendo Noticiero Digital y corresponde a un escrito del autor Jaime Ballestas (mejor conocido como Otrova Gomas) y tiene bastante rato por la vida, pero màs actual no puede ser. Asì que si usted califica de Grinch (o, como el amigo Michael Scott en la foto, odia que no le regalen nada que usted "merezca") hàgale caso y arruìnele la Navidad y el Año nuevo a otros. Què vaina tan còmica.

Fórmulas para arruinar la Navidad - Recomendaciones prácticas a personas que detestan las celebraciones decembrinas para boicotear las fiestas navideñas.


1.- Quítele a los niños los coroticos que les trajo el San Nicolás diciendo que hay que guardarlos para cuando sean más grandes. Lo que más los enfurece es que se los metan en un lugar alto y los cierren con llave.

2.- Póngase a curucutear el arbolito, y a pesar de las recomendaciones del grupo familiar para que lo deje, insista en jurungarlo hasta producir un cortocircuito o tumbarlo estrepitosamente, rompiéndole los adornos. Luego ponga cara de "yo no fui" y diga:
- Ese bicho estaba malo.

3.- Róbese las figuritas del Nacimiento. Empiece con el Niño Jesús y día a día vaya cogiéndose los animalitos y las personas hasta dejarlo sólo con San José.

4.- No llegue a la hora para la cena familiar de Pascua y luego preséntese borracho de madrugada despertando e insultando a todo el mundo porque no lo esperaron para comer.

5.- Fomente peleas a la hora de abrir los regalos. No hay más chocante que una persona brava abriendo un regalo navideño.

6.- Cuando esté en la mesa abra la hallaca y después de desordenar todo el relleno, diga que usted no come eso y limítese a probar un pedazo de masa. Puede rematar diciéndole a la que las preparó que le quedaron crudas.

7.- En las fiestas de intercambio de regalo no dé nada a la persona a la que le tocó a usted. Mientras todo el mundo abre su regalo, con absoluta naturalidad limítese a darle una palmadita en el hombro diciéndole:
- Estamos endeudados.

8.- Haga regalos iguales a todos los de la familia. Por ejemplo, un bolígrafo del mismo color. Mejor si es algo inútil, como por ejemplo un cenicero. Por el contrario, a los niños déles cosas útiles.

9.- A los hermanos regáleles algo que requiera del otro, como una pantufla a cada uno o un traje, dándole el pantalón a uno y el saco al otro. Si ve que ponen cara de desagrado, dígales:
- Para que cada día sean más hermanos.

10.- Cuando nadie lo vea póngale precios viles a todas las cajas de regalos y luego de volverlos a envolver, de nuevo póngalas en su sitio en el arbolito.

11.- A las nueve de la noche del día de año nuevo diga que se va a dormir porque tiene sueño y que lo despierten a las doce. Cuando traten de hacerlo simule que está rendido y luego al día siguiente quéjese con todo el mundo porque no lo despertaron.

12.- Póngase a llorar en una silla durante toda la noche del 31 de diciembre sin dar ninguna explicación. Al rato verá como otros le acompañan. Nada arruina más una fiesta de fin de año que un llorón solitario.

Fuente: Otrova Gomas, "Concierto Subterráneo", 1986 Copiado de Noticiero Digital.

Saludos,

Reacciones:

2 comentarios :

  1. Y lo peor es que seguramente no falta el que de verdad hace esas cosas... JAJAJAJAJJAJAJAAAAAAAA!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja demasiado cómico. Me imaginé haciendo varias de esas cosas xD! Tal vez algún día mi odio hacia la navidad aumente hasta el punto en que lo haga.

    ResponderEliminar

Me encantaría conocer tu opiniòn. Eso sì: para que podamos charlar, trata de que tu comentario estè relacionado con la entrada. Por favor. Gracias adelantadas!