sábado, 11 de abril de 2009

Little Miss Sunshine: El dulce encanto de ser perdedor....


Otra de esas películas reservadas para este feriado (la tengo hace rato en mi casa, pero no había tenido chance de ponerme a verla) era Little Miss Sunshine, película de la que tenía mucho rato leyendo (al menos mientras estuve pendiente del Festival de Sundance a principios de año apareció en al menos una de cada cuatro notas) pero nunca tuve el chance de verla.

No hasta anoche. Y resultó una grata sorpresa. A mí no me hacen gracia las películas de corte familiar porque la gran mayoría suelen ser aburridamente instructivas. O sea: Pasan vainas en las que al final termina siendo excesivamente obvia la intención de enseñarle a uno algo. Pero Little Miss Sunshine, aunque sí, termina teniendo su lado de enseñanza y de crítica a la sociedad (le dieron hasta por la cédula a la plasticidad de los concursos de belleza) lo hace de una forma tan imaginativa, con una historia tan fresca y tan decentemente contada, sin necesidad de adaptar libros pavosos ni de montarse efectos especiales supremos....sino de simplemente, contar algo, y contarlo como gente y para gente. Plus: Un nivel de actuaciones que simplemente, supera el promedio en uno de los cast más parejos que he visto ever.

Lo mejor:

1. Tenía rato.....pero rato! que no veía una historia tan creativa y tan decentemente contada como ésta. Sí, se agarró de un montón de clichés, y está basada en dos puntos bien repetidos en el cine:  pero lo que muestra esta cinta es justo lo que uno quisiera ver en todas las del estilo: que agarren esos clichés, los mastiquen, los ironicen, los traguen y los saquen a flote sin aburrirte ni insultar tu inteligencia. Eso lo logra Little Miss Sunshine.

La historia de Little Miss Sunshine tiene sus altos y bajos, sobre todo el final que es quizás la parte más falla de la cinta, pero es una historia deliciosa, con muchísimo humor e ironía, con sentido desde el arranque y que no decae ni aburre en ningún momento. Es cómica pero no hilarante: No es que me ataqué de risa viéndola, pero sonrisas saca en todo momento, sobre todo cuando aparece Olive. También tiene un marcadísimo lado crítico a una buena cantidad de estereotipos y un elogio a la autenticidad sobre todas las cosas, pero no te lo aplastan en la cara como lección: simplemente va asomando a medida en que transcurre la película.

 Me encanta lo fluida que es, lo bien encajada que está en todos los tramos y lo decentemente que explica las cualidades principales de sus protagonistas en dos minutos y pico del inicio sin perder un ápice de interés.  El chiste no es sólo explicar el viaje de la niñita al concurso de belleza, sino las motivaciones y razones por los que toda su familia es perdedora: desde su hermano adolescente que hace un voto de silencio para entrar en la academia de Vuelo Militar y pierde su sueño por la única razón que no podía controlar, el tío homosexual que intenta suicidarse por un fracaso amoroso y que se oculta en un nada disimulado sarcasmo que esconde lo inmensamente cobarde que fue, pero que también puede ser increíblemente honesto y solidario; el abuelo que fue botado del asilo pero que más tierno con la nieta no puede ser, la madre que intenta ser normal en medio de toda esta locura, y el padre que piensa que con sus leyes del éxito ganará un realero.....hasta que se da cuenta que él mismo no es nadie.  Y la niñita....oh Dios. Tiernísima, pero no es la típica niñita linda. Y eso la hace aún más genial.

En fin. Una historia bien armada y decentemente contada que se disfruta de inicio a fin y se repite sin problemas (escribo esta revisión después de verla por tercera vez, dos vistas corridas luego de verla de madrugada. O sea!) Es deliciosa, es sarcástica, es ligeramente cínica.....y esa mezcla nunca aburre, no ladilla....y termina divirtiendo y siendo crítica sin acabar siendo pretenciosa.

2. Actuaciones. Normalmente una cinta siempre tiene alguien que se destaca por encima de los demás; la clásica estrella que hace picadillo al resto. Eso no ocurre acá; la elección de cast fue tan suprema de buena que todo el mundo encaja como un rompecabezas a la perfección (los premios todos debió llevárselos el cast al completo en toda premiación posible, no sólo quien pudo llevarse un premio (en este caso, Alan Arkin, ganador del Oscar justo por su papel acá. Aunque echando un vistazo al historial de esta cinta en la utilísima IMDB, encuentro que se llevaron el SAG por ensamble. Merecido con todas las ganas!)) Como cast en general todos logran ser queribles, interesantes y sobre todo, que te importen. El chiste es ese.

Inevitablemente a la primera que hay que mencionar es a Abigaíl Breslin. La niñita es tan tierna que uno no hace sino sonreír cuando aparece en pantalla (siendo su mejor trabajo la relación atípica con el abuelo y los chillidos cuando sabe que ganó el concurso y puede participar en el otro) El Oscar era muy prematuro para ella (afortunadamente, no la echaron a perder dándoselo)  Es genial, aporta toda la inocencia y ternura de la cinta....y es quien literalmente hace que el grupo de fracasados que tiene como familia, al final acaben uniendo fuerzas para apoyarla y "dejarla ser ella"

Toni Collette me pareció genial por una simple razón: Lograr que un papel tan trillado en cine y televisión como el de la madre abnegada pareciera novedoso y aún entretenido, muestra mucho de su genial actuación y de como llevó el trabajo en esta cinta. De Steve Carell lo dije cuando comenté Dan in Real Life: es un comediante que si sabe elegir y variar el platillo en cada película que haga difícilmente se va a encasillar como el amigo Michael Scott. Steve muestra ser un actor increíblemente versátil,  y acá, sin recurrir a muecas repetidas ni a humor fácil, aporta toda la credibilidad habida y por haber a un personaje super depresivo. El sarcasmo le sale tan natural como el chiste fácil, en un papel que se presta a sacar muy bien el lado irónico. Carell se lleva también la mejor escena de la parte final de la película con Dwayne, quizás un poco pedante con tanta mención de Proust, pero muy bien lograda.  Greg Kinnear es quizás el menos que me aporta, pero al final se reivindica considerablemente. Alan Arkin y Paul Dano me merecen mención especial: Dano por tener una expresividad que pocas veces veo en chamos actores, tanto que uno habría gozado un mundo si se hubiera pasado mudo toda la cinta, y Arkin porque tiene el 90% de las mejores líneas del guión y el papel más divertido de todo el grupo.

3. Es divertido ver como un guión que en otras manos podía haberse ido a los extremos del encasillamiento y/o la exageración, termina siendo tan brillante. La dirección es genial, la fotografía contrasta a este grupo de perdedores con una brillantez impresionante (desde la furgoneta amarilla hasta las alegres ropas rojas rojitas de la chamita)  con una iluminación a mil; la música es genial y no te distrae ni te aburre, y el simbolismo es obvio, pero sin atropellar.

Lo peor: 

A full. La parte final. Sí, está bien: la idea no era caer en la típica película facilona gringa donde después de tanto sufrir la gente gana y todo es chévere, estiras el sueño americano a más no poder y tal y qué se yo. Entendí la discrepancia existencial entre el baile ingenuamente erótico de la niñita (ah, el abuelo.....) y el resto de las hiper ultra maquilladas y exageradísimas competidoras. Pero la reacción se me hizo harto exagerada, y a pesar de que encontré el baile de toda la familia con la chamita super gracioso, esa exageración le quitó mucha magia al final. Fue como que demasiado ver a la gente salir corriendo, insultar a una niñita en pleno escenario y un escandalazo de la loca que presumo organizaba el concursito cuando la chamita nunca llegó a quitarse una pieza de ropa íntima.

El asunto pasó de palos y hace muy poco comestible el final. Al menos para mí. Tiene partes supremas (la escena Carell Dano de la parte final es genial) pero la abarataron mucho con este escándalo que no merecía tanto: ni tiempo ni  ruido. Creo que el mero hecho de que existieran tres finales alternos (y demostrar que el mejor que quedó es justo el que quedó) da la impresión de que los autores de esta cinta no encontraban una manera de terminar que cumpliera con la premisa de toda la cinta. La crítica a los concursos de belleza infantiles (todos, en general) es apropiada, pero se pasó de estereotipada.

Puntaje: Película genial, divertida, irónica, dramática y graciosa. Perfecta para ver en cualquier momento en que uno necesite una inyección de vitalidad, sentido común y una sonrisa. Es brillante y es motivante a su manera. Y sí, gracias a Dios hay todavía películas que sin necesidad de abusar de los efectos especiales ni de la adaptación de libros con historias mediocres, se puede hacer buen cine, crítica social y mejor comedia sin necesidad de ser repetitivo, descaradamente ideológico y fastidiosamente educativo. La autenticidad ante todo. Lástima que el final me haga volar el puntaje perfecto por mal planteado.  Me habría gustado, pero....ni modo, faltó definición y sobró exageración.. 9.5/10 a esta grata sorpresa entre mi material acumulado por ver.

Saludos,

Reacciones:

1 comentario :

  1. Muy buena peli, sobre todo auténtica, honesta y divertida. Se le anota entre sus virtudes, como lo haces notar, su gran reparto, que incluye a la actrizaza Toni Collette a quien sigo desde La boda de Muriel (que te recomiendo). El final sí es exagerado, como apuntas, pero es una indie, pueden hacer lo que se les da la gana y como que esto se les sube a la cabeza y ya ves. Un abrazo. ;)

    ResponderEliminar

Me encantaría conocer tu opiniòn. Eso sì: para que podamos charlar, trata de que tu comentario estè relacionado con la entrada. Por favor. Gracias adelantadas!