jueves, 9 de abril de 2009

Vicky Cristina Barcelona.....El amor bajo la visión de turista catalán...


Semana Santa ha sido un tiempo fenómeno. No sólo porque laboralmente ya hacía falta cargar baterías (indispensable en estos tiempos) sino porque me permite ponerme al día con los blogs, y con un lote de películas que acumulo en mis estanterías y que no he visto por complicaciones laborales y porque ahora me está dando por revisarlas cada vez que las veo. O sea.

La de anoche, elegida después de un rato pensando qué poner que no tuviera tonos a Semana Santa (aka, películas religiosas, clásicos del cine religioso, etc, etc, etc, que bastantes vi cuando era chama, los suficientes como para mantener al género alejado de mí) y mucha acción (sí, a veces no me apetece 24) Así que en el tono de películas del estilo comedia romántica sobre las que escribí ayer, me quedé con Vicky Cristina Barcelona, la más reciente película del hiper famoso Woody Allen.

Nunca me he dejado marear demasiado por Allen (Deconstructing Harry me pareció harto ladillísima y no recuerdo el nombre de otra cinta que vi por ahí, pero Allen no es santo de mi devoción, pues) pero ésta me causaba curiosidad, sobre todo por los comentarios, por el Oscar de Penélope Cruz, por Bardem (lo siento, amigos españoles. A mí él me encanta!) y por la bulla de Woody Allen. En fin. Barcelona es preciosa, Rebecca Hall sorprende gratamente, la Pe se ganó decentemente su Oscar, Bardem sigue estando bueno....pero esta película, a pesar de que no es algo tan malo (yo al menos la disfruté en líneas generales) tiene muchos puntos en los que naufraga sin remedio. De hecho sí veo por qué la Penélope se llevó el Oscar: porque sin ella y su re loca María Elena, esta película no habría salido de Discovery Travel.

Lo mejor:

1. Barcelona: para bien y para mal, es protagonista directa de la cinta tanto como los actores. La intención de mostrarla está implícita desde el primer segundo de la película y una, como buena amante de la nota turística, agradece la vaina. La exhibición es grandiosa. De verdad, provoca matarse por semanas trabajando y después pariendo (literalmente) para conseguir el cupo de Cadivi, restricciones bancarias y demás para pisar Barcelona. Oviedo también tiene su lado turístico bien mostrado. Es para bien y para mal, ya lo dije. Como paseo turístico y para que le de ganas a una de visitar ambas ciudades? arrechísimo. Lo malo lo comento después.


2. Penélope Cruz. Sí, se ganó merecidamente el Oscar. No porque el papel se muera de lo innovador: locas del estilo sobran en el cine si vamos a ser honestos. La verdad por delante. Lo importante de la aparición de Penélope es que literalmente salva la película en el momento en que ya comenzaba a naufragar en el fastidio. La tipa se traga la pantalla desde el mismo primer momento en que aparece con cara de recién salida del hospital y no la suelta hasta que mete sus peroles en un taxi de nuevo. Su química con Bardem es inmensa. Con la Johannsen salva la aparición de esta tercia. Si se puede ganar un Oscar por revivir una película a punta de maldiciones en spanglish....pues sí, no se  merecía uno, sino tres al menos. La tipa es tan demente que termina dando risa, pero vale pagar la entrada (o conseguirse la película) por ella. Oírla chillando en inglés/Español es lo más hilarante de esta cinta.

3. Hágame un gran, grandísimo favor....NI SE LE OCURRA ver esta vaina doblada. Soy defensora acérrima de la versión original (de hecho, me niego a ver Monsters & Aliens, 24, House y demás en otra versión que no sea original con subtítulos. Creo que la voz para mí más que un elemento es fundamental) pero en este caso llega a extremos de CRIMEN no verla en versión original. Olvídese de su flojera pavosa de "leer cartelitos" (excusa pavosa de más de un conocido que odia mi pasión por el subtitulaje) y véase esta vaina en inglés como debe ser. Porque doblada le quita TODO el chiste a las escenas entre Bardem y Penélope Cruz. No sea vago. Por noventa y pico minutos de inglés no se va a morir. Bastante más que habla Chávez y seguro se lo ha calado. Así que leer unos cuantos letreritos no le va a dejar más cegato de lo que ya está.

4. Rebecca Hall es para mí una grata sorpresa. Primero, porque su papel es el mejor concebido de toda la cinta; por que muestra decentemente las dudas entre la pasión de un momento de locura y lo que uno ha pensado y deseado por años. Mejor expresado no ha podido estar y la tercia lo actúa deliciosamente bien. Lo malo es que llega un momento en que tanta duda aburre y ella se diluye en el convencionalismo. Lástima. Porque es el personaje más interesante de la cinta. Y el que más podría expresar todo lo que dicen, repiten y harto repiten de la cinematografía de Woody Allen.

5. Bardem es esencialmente, correcto. Lo de macho ibérico seductor no le va mal físicamente, pero tampoco es que le aporta mucho más allá de eso. Sin embargo, es divertido en tramos, y con Penélope Cruz es sencillamente grandioso. No es el Anton Chigurgh de No country for old Men, pero cumple sin problemas y la transición entre el inglés y el español la cubre muy bien. Y a mí me gusta muchísimo y sí me parece encantador y seductor. Lo único que no me cuadra es ese bohemio millonario más que pintor. Ese detallito, aparentemente insignificante (agregando al padre que no publica poesía pero vive como emperador) le vuela toda la credibilidad al personaje que de resto, está bien interpretado. No supera a otros buenos trabajos de Javier Bardem, pero lo cubrió decentemente, tiene química por toneladas con la Cruz, y de hecho, es una de las razones por las que esta película es entretenida.

6. El hecho de mantener bajo control las escenas de sexo es lo que evita que esta película se convierta en material para el canal Venus o Playboy. Muestra esencialmente lo que tiene que mostrar, insinúa lo que tiene que insinuar y no abusa, a pesar de que las constantes insinuaciones de tríos y la de besos entre Cristina y María Elena (aka Scarlett Johannsen y Penélope Cruz) le hagan pensar a una en que puede pasar sin problemas al Rate X.

7. Del resto de los personajes: El único que no pasa desapercibido ni aburre es el viejito al que pusieron a hacer de papá de Bardem.....eso de que tiene sueños eróticos con la ex de Juan Antonio es para delirar de risa.

Lo peor.....

1. Dije que es genial la exhibición de Barcelona, que provoca pasarse las mil horas que lleva procesar una piche autorización de dos mil quinientos dólares de Cadivi....pero abusaron demasiado del elemento turístico. En realidad, a veces da, y en exceso, el tono de programa de Discovery Travel, que acrecienta a mil la maldición gitana de la película (aka, la voz en off). Y a veces la única pregunta que le sale a una en la mente es cuánto carajo pagaron para mostrar lo más bonito de Barcelona. Es que hasta las prostitutas se ven demasiado puliditas. Es una visión de turista....pero demasiado de turista con guía que no más muestra lo bonito. EN dos meses metido en una ciudad ves todo, algo que acá se privaron de mostrar.

Idem las escenas de Oviedo. El agradecimiento es chévere porque te trataron super, pero tampoco para terminar convirtiendo tu película en un panfleto turístico tan atroz que hasta la más mínima falla del guión se cubrió mostrando el lado turístico.

2. La voz en off. NUNCA, jamás, never, ever, había visto una película con un guión tan simple y fácil de entender, que me tratara como a una imbécil que no puede entender ni siquiera eso. Ese es el efecto que hace la condenada vocecita en off que de vaina te deja intentar pensar una cuestión distinta. Una cosa es que te expliquen algo, tipo la voz en Off que suele acompañar los episodios de Grey´s Anatomy.... y otra muy distinta que te cuenten toda vaina. Eso a mí me terminó, literalmente, amotinando. Y no es broma, coño! Fue aburrida, interrumpió todas las escenas medianamente interesantes, y me acabó obstinando la paciencia.

3. Scarlett Johanssen. Oh, Dios. De esta tercia he visto demasiadas opiniones a favor y en contra, pero a mí me hizo el mismo efecto que un somnífero en esta película. Si ella está fuera de lo convencional yo soy Dr. House. Su papel de Cristina? Patético! es aburrida, insulsa y está lejos, con todas, de expresar de alguna manera lo poco convencional que se supone que es. Literalmente se aplastó una mueca en la cara y se quedó con ella el 90% de la película. En tramos, simple y llanamente....sobra.  Es horrible. Y a mí no me parecía tan mala actriz. Pero acá me aburrí hasta la exasperación de ella. Mi amigo Juan Carlo la llamó aventurera y bohemia, a mí me pareció, simplemente, aburrida e indecisa.

4. Uno de los problemas que siento aniquiló al personaje de Rebecca Hall, o al menos hace un poco menos interesante la cuestión con ella, es que de verdad el novio / Marido es de un insulso y convencional tan atroz que hasta el mujeriego Juan Antonio puede ser una alternativa más interesante con todo lo obsesionado que anda por la ex y uno cree que pudo haber mandado al carajo al maridito en más de una ocasión y no se atrevió, así que más que práctica fue estúpida. Qué tipo tan ladilla, Dios (Doug, no Juan Antonio!). La reunión con los amiguitos gringos parecidos a él y tan absolutamente ladillas que dedicaron una cena a hablar de tecnología de remodelación de casas debió darle a esta mujer pistas reales de lo que iba a ser ese matrimonio. Otro personaje cuyo nivel de convicción fue cero fue Judy (el personaje de Patricia Clarkson) que lucía más como la abuelita de tarzán que como un papel medianamente decente de una tercia atormentada por las dudas. Es que ni la escena en que se besuqueaba con un carajo me mareó.

5. Honestamente todos los comentarios que leí sobre la profundidad de la película.....deben ser poco menos que exageración de algún fans psicótico del Allen. He visto mejores análisis de la condición humana. El guión es pavosamente lento la primera media hora, más Discovery Travel que comedia romántica, y sólo adquiere ese carácter después de que aparece la loquera de la Penélope. Agradable es, y no pierde ese carácter en toda la cinta, pero el guión tiene demasiadas partes soporíferas, demasiadas reiteraciones y demasiados puntos oscuros que se pudieron haber mejorado sin necesidad de sacarnos tanta exhibición de Barcelona. El final es patéticamente predecible, que Cristina saliera volada fue predecible como desde una hora antes.

6. La banda sonora. JAMAS había oído una banda sonora tan aburrida y tan repetitiva! Cuando leí los créditos de la película aparecían como 20 canciones....que sonaron, exactamente, cuando? Tanto intérprete español y la música sonó idéntica TODA la película.

Puntaje:  La película no es que es taaaaaaaan mala. Es agradable, digna de días como éstos en que una no se quiere complicar demasiado mentalmente y sólo quiere relax. Pero lamentablemente, no pasa de ser un recorrido turístico más o menos adornado con historia. Sin historia habría quedado arrechísima en un canal de turismo.  La actuación y Barcelona salvan un montón de lagunas del guión, en los casos en que es buena, claro está....pero le faltó mucho como comedia y como comedia romántica más todavía. Salvan Bardem que está buenísimo... y la Penélope con un montón de química y genialidad. Lástima que no exista ninguna manera de liquidarle el elemento que más me arruina esta cinta: la maldita voz en off que sólo me guió a lo largo de un guión simplón....que se vaya a contar Lost a ver si la entendemos! AH, y lo reitero: Vea esta vaina en versión original, de favor. Nada de doblaje porque se  la arruina inmisericordemente. 6/10.  Más que suficiente para una película sin mayor pretensión.

Reacciones:

2 comentarios :

  1. En mi caso fui a verla despues de tantas recomendaciones de Allen-adictos y me pareció que vi una versión europeistica de una pelicula de vacaciones de verano.

    Como dices, no es mala pero tampoco el peliculón.

    Mucho mas me dejo el curioso caso de Benjamin Button

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. La película me parece que es una de las peres que el señor Allen ha hecho y estoy en desacuerdo con la mayoría de gente y de críticos cuando dicen que Penélope Cruz se merecía el Oscar porque a pesar de que es una buena actuación mas pudo la prensa que se hizo alredeor y las mañoserías de la gente de la academia (se quita a la Winslet de esta categoría para ponerla en la de actriz principal y de esta forma poder limpiarle el camino a la Cruz).

    Este premio no era para Penélope, este premio se lo merecía la bella y talentosa Marisa Tomei por su papel en el luchador junto a Mickey Rourke.

    ResponderEliminar

Me encantaría conocer tu opiniòn. Eso sì: para que podamos charlar, trata de que tu comentario estè relacionado con la entrada. Por favor. Gracias adelantadas!