domingo, 17 de mayo de 2009

Finales de temporadas...

Poco a poco la temporada televisiva se nos ha ido. La comienzo a extrañar porque serán varios meses sin novedades hasta que arranquen a filmar y con ello comiencen los spoilers.



Pero bueno. Están las nominaciones al Emmy para julio, hay series para Mid season, y yo me ocuparé de descubrir algún nuevo serial que me mueva el piso. Que todo no puede ser siempre lo mismo. Siempre hay que mantenerse fresquito. En fin, paso una relación de los finales de temporada que llevo vistos, mientras pasan las 40 y pico de horas que faltan para encontrarme con el final de la séptima temporada de mi pasión favorita.

a. House: Un muy buen final. No me mueve tanto el piso como el final anterior (Wilson´s Heart) pero estuvo bueno. Quizás lo que no me marea es que el recurso de la historia paralela ya lo habían usado en The Reason (final de temporada 2) y que por mala suerte el final se repite en Bones (todo estaba en la imaginación) pero estuvo decente, generará historia y cuidado si no cambios fundamentales en House. Toda la vida no se puede ser tan miserable. En fin, rescato la brillantez de Hugh Laurie, la genial pareja de "hermanos" que siguen haciendo Hugh y Robert Sean Leonard, y la encantadora escena de la boda Cameron / Chase. Sí. Hasta eso me gustó, y Cameron nunca me ha caído. Esta temporada se reivindicó bastante. Que les den más material. Por fa. Esperemos que los libretistas se pongan a trabajar pronto para que compongan los cabos sueltos y desastres que dejó la quinta. Más Cameron y Chase y menos el soporífero aburrimiento que es Thirteen. De favor.

b. The Office: Sin ver 24, mi final de temporada favorito hasta ahora. Genial, dulce, brillante. Un cliffhanger que he visto al menos dos mil veces entre el jueves en la noche y hoy. Dos highlights tremendos: Un Steve Carell que se paseó a placer entre la ternura y la comedia, y por favor, denle el Emmy sin tanta mariquera. Sé que Alec Baldwin es bueno (sí. Me marea en 30 Rock. Pudo más que mi repugnancia) y sé que Jim Parsons puede echar mucha vaina, pero no este año. Denle el premio a un Steve Carell que mostró esta temporada, sin dejar de ser el Michael bufón, una sorprendente madurez y una exquisita interpretación. Sí. Michael evolucionó este año, y esa evolución la firmó y con todas, en Company Picnic.

El otro. La brillantez suprema de John Krasinski y no porque me caiga lo bien que me cae. Vendió a mil una idea que en cualquier otra forma habría sido mala con riñones. Un embarazo en una serie muy pocas veces funciona, pero Krasinski le imprimió tanta veracidad a su shock que es absolutamente imposible no sentirse contento por eso. Debe continuar una de las historias mejor montadas de The Office. Alguien decía en un foro que "finalmente superaron a Ross y Rachel". Wait. ¿Quienes eran esos? ese par que hizo tan ladilla la parejita y Friends al final? Nah. Jim y Pam desbancaron hace rato a la que era mi pareja imbatible en ese rubro: Mónica y Chandler. Con los mismos elementos: amistad convertida en amor, pero de una manera más convencional, siguen siendo el lado sereno y normal de una oficina tan excéntrica como Scranton Branch. Mucho que esperar el próximo ciclo: Hay una boda, una posible reunión de otra pareja llena de excentricidad pero de genialidad cómica (Dwight y Angela) y un bebé que debe brindar otra gran performance de Jkras y la Fischer.

Premio para Carell. De favor. Y al menos nominación para el resto. Más que merecida en los casos de Krasinski y Wilson. Lo único malo: Sigo odiando al personaje de Idris Elba y ya me cae pesada su necedad con Jim. No es perfecto, pero tampoco para agarrarle tanta arrechera. La escena donde Charles y David sabotearon todo el juego de volleyball por la lesión de Pam fue patética y como para abofetear a ambos bichitos. Lo esperaba del idiota de Charles, pero no que Wallace le siguiera el juego. Y conste que yo quiero mucho a David Wallace, pero en este episodio estuvo INFAME de pavoso. Del resto: Amy Ryan estuvo más que impecable, brillante, y la parodia de Slumdog Millionaire (Slum Dunder Mifflinaire) fue apoteósica de divertida.

Casi lo olvido! El cold open. La broma más elaborada de toda la temporada donde yo, literalmente, lloré de la risa. Hay como cuatro cold open geniales esta temporada, pero esta broma oficinesca es apoteósica.

c. 30 Rock: Aflojó mucho al final. Está simpático, y la canción "por el riñón" está graciosa, pero le faltó mucho. No sé, he visto mejores capítulos de esta serie. Demasiados invitados suelen tirar por la borda la historia. Este capítulo no es la excepción a esa regla. Faltó equilibrio y en partes se volvió fastidiosito. Igual la serie seguirá dando cuerda, pero esperamos menos invitados especiales y más historia de Liz y Jack. Por fa.

d. Grey´s Anatomy. Oh Dios. No por malo. Detesto a muerte a Shonda Rhimes porque me parece pedantísima (sólo superada por la estrella de la pedantería pavosa: Marc Cherry, el creador de Desperate Housewives) y demasiado amiga de la telenovela cursilera (Private Practice es insoportable, haga lo que haga con ella, y Grey´s anatomy tuvo una primera parte para pedir la cabeza de su creadora con el fantasma imbécil de Denny) pero en el ep. 100 de su serie se botó y el final es más que interesante, una inteligentísima forma de agarrar la incógnita más pavosa de tu serie en la prensa de espectáculo y estirarla hasta el infinitum. Hasta septiembre no se sabrá el destino de Izzie y George (que para completar es un giro repetido copiado de otra serie. Me vengo enterando hoy de eso) Pero la verdad, estuvo bastante entretenido. Si al menos le pararan esa tendencia a volverlo novelita de cuarta.....

e. Prison Break. No puedo encontrar la manera de explicarlo sin contar el episodio y he evitado ser muy específica en este artículo, salvo con Office. Pero de verdad, no encuentro palabras para definir la indigestión de este final de serie sino con una frase.

Qué mierda de final.

Horrible, absurdo, pavoso, rebuscado y ridículo. Faltó todo. NO era que esperaba más de una serie que hace muchísimo rato se echó a perder. Pero parecía que habían recuperado algo del bombillo esta temporada. Me equivoqué. Malo con bolas, y la parte final más cursi y rebuscada no ha podido ser. En verdad, gracias a Dios que se terminó esta serie que jamás debió salir de su primera temporada.

Y sólo me falta 24...............¿Qué me esperará ahí?

Saludos,

Reacciones:

1 comentario :

  1. Coincido con tu opinión del final de temporada de House. :) A mí también me gustó más Wilson's Heart y creo que difícilmente puedan hacer un final de temporada mejor que ese. Pero este está bueno también porque te deja un buen gancho. Te deja con ganas de ver por qué le está pasando todo eso a House, si es que le agarró un ataque de culpa y va a empezar a cambiar o si es otra cosa.

    El casamiento de Chase y Cameron fue lindo, pero honestamente la relación no me gusta porque veo que siempre manda ella y él no es más que el perrito faldero. Veremos si cambia un poco esa historia.

    Y una pequeña correción, adicta loca: El final de la segunda temporada se llama No Reason, no The Reason. ;)

    ResponderEliminar

Me encantaría conocer tu opiniòn. Eso sì: para que podamos charlar, trata de que tu comentario estè relacionado con la entrada. Por favor. Gracias adelantadas!