domingo, 16 de agosto de 2009

De cubanos, socialistas, venezolanos y la televisión por cable....

Moderar los comentarios del blog post 14 días de publicado el artículo, no tiene una razón restrictiva ni de censura como tal; me permite dedicar tiempo a leer las cosas que me escriben acá después de que pasa cierto tiempo (lo que es normal en un blog con mil y pico de post publicados) Y bueno, a veces una se encuentra pequeñas "sorpresitas".

Hace algunos días, un reciente lector me puso en un post que escribì hace años sobre series norteamericanas en la televisiòn cubana un comentario. Normalmente los contesto en los post originales cuando tengo chance de hacerlo o de aportar algùn dato adicional que olvidara en el post original, pero èste tiene tantos puntos, que por segunda vez en la historia de este blog, dedico un artìculo exclusivamente a contestar un comentario de un lector.

Para comenzar, el comentario de marras. Lo copio y pego tal cual, errores ortogràficos y de redacciòn incluidos sin modificar una coma. En itàlicas sòlo para efectos de destacar el hecho que no està escrito por mì.

En realidad no entiendo cual es el problema que cargas contra Cuba, a decir verdad me gustan mucho tus noticias y soy seguidor de tu blog desde hace poco pero me molesta bastante aquellos comentarios que haces en contra de Cuba y hasta de tu propio presidente ya que te dedicas a insultarlos y a usar argumentos poco mas que paupérrimos.


Si bien en Cuba hace poco como tu dices se abrió la señal para estas series la gente ya las veía desde mucho antes. Yo que pasé algún tiempo en Cuba y compartí con su gente te lo puedo asegurar porque a pesar de que no estaba en la señal abierta muchas personas podían degustar estos programas gracias a la señal pirateada (por así decirlo) que se bajaban de la señal del satélite, que a pesar de que a mucha gente del mundo capitalista le parece un robo hacia las señales a mi me parece lo mas justo puesto que el arte no se debe vender como un producto sino mas bien debe ser socializado entre todos, y no tegiversen mis palbras puesto que no estoy diciendo que no paguemos a las producciones por su trabajo sino lo que digo es que el arte no debería ser solo para los que poseen diner sino mas bien para todos.

Concluyendo ya mi comentario cabe decir que si bien la transmisión de series no se abría en tv abierta es porque Cuba es un pais satanizado hasta la muerte, y la televisión es la mejor forma (después del internet) de enviar aquellos mensajes que a USA le convienen (recordemos el final de temporada de greys anatomy donde se hablaba a favor de la guerra de Irak o aquel episodio de House donde un grupo de cubanos viaja hasta América para que House los cure) así que me parece que no está mal que tengas tu pensamiento pero no solo uno leve y peor aún uno desconocedor de las cosas porque parece uqe sabes mas de la televisión que de lo que pasa alrededor tuyo en este mundo.

Cuando leì esta vaina, lástima no tener un espejo al frente para comprobarlo, debo haber hecho el clàsico gesto de "Dios, hasta cuando con esta ladilla, coño...." Si hay algo que personalmente detesto de estos tiempos que vivimos es ese particular efecto por el cual la gente, en lugar de discutir las ideas con las que disiente de otros y explicar su punto de vista, opta por faltarte explícita o disimuladamente el respeto y peor, disminuir tu opinión. Caso del comentario que anexo.

Ahí aparecen los argumentos habituales de toda objeciòn en estos tiempos, resumibles en lo siguiente:

a. Descalificar al emisor y asumir, de entrada, que es igual a todos los demás que se oponen a tu ideología/religión, lo que es vil y vulgar generalización. Sí, algo del tipo de....A ver, ¿cómo es que es la cosa? ¿Que los argumentos son "paupérrimos"? Algo de eso era.

b. Asumir que uno de por sí está desinformado, limitado, cerrado, encajonado/encarcelado en un orden de ideas y por expresar una opinión contraria es un mediocre boludo frívolo.  (Lo que en esta época de sobredosis informativa, donde saber de algo es tan sencillo como pisar dos botones de una laptop, para mí es un insulto)

c. La "satanización" aka campaña mediática. El argumento prostituta: se usa a cada rato. Ya está hiper abusado el pobre; se usa para cualquier cosa para la que no hay una explicación decente que dar o porque nos da flojera montar algo más coherente. Es más fácil montar un escándalo e insultar a "los medios" que intentar desenredar la verdad de algún incidente.  Todo, absolutamente todo, es una campaña mediática, un ensañamiento de la "derecha", la "oligarquía", los "poderosos" y los "ricos". (aunque el que critique sea un pelabolas que de vaina vive del sueldo). Y ya, sinceramente, leer este argumento en voz de un chavista o cualquier pendejo con ínfulas de mandamás me da una flojera que ni el mejor somnífero. Es más; cuando leo/oigo lo de la campaña mediática paso a otra cosa y corto mi lectura ipso facto. Ya sé que les dio flojera pensar y se fueron con el argumento prostituta.

d. Extensión del anterior: Asumir una única forma de ver el mundo, una única realidad y una única verdad, expresada en el clásico "si tú supieras tal o cual cosa, pensarías de otra forma" O sea, no hay otra forma de ver el mundo que no sea la de ellos.

En fin. El comentario anterior pasa por algunos de estos puntos, aparte de una ensalada rusa con césar de ideas que trataré de descifrar en esta respuesta.



Hace algún tiempo dejé de publicar vía blog artículos de opinión política. No por dejadez, ni por miedo, ni por temor a que el blog se me llenara de comentaristas rojos cuyos comentarios pasaran por uno, si no por todos, los puntos anteriores, cosa que más que miedo me daría un inmenso y profundo aburrimiento y suicidio neuronal generado por la escasez de ideas, ni por temor a que este blog se llenara de ociosos tipo Noticiero Digital. Nah.

La razón fundamental por la que obvié la política en el blog salvo ocasiones en que la arrechera pudiera más que yo, fue simple, vil y vulgar hastío de la sobredosis política nacional.  A cualquier mariquera se le busca el lado político. Y en aras de la preservación de mi salud mental (no necesito a Diosdado Cabello, el ministro "pulpo" de esta loquera de gobierno: todo lo hace y todo lo puede, inclusive hacernos de psiquiatra)) opté por dedicar la mayoría de artículos en el blog a televisión, a cine, a libros, a cualquier otra cosa que, preferiblemente, no tuviera que ver con los disparates diarios del que, en esencia, es socialismo del siglo 21 con ideas del siglo 18.

La otra razón es que ya es cansón repetir una y otra vez las mismas pavadas ante la repetición de hechos: Cada cosa que ocurre es reciclaje de algo que ocurrió hace meses y explicable en términos simples de cuento infantil, como por ejemplo, el hecho que Chávez  volvió por ¿cuarta? ¿quinta? vez a fastidiar las relaciones con Colombia basado en un incidente que, en resumen, es alguien preguntándole a un carajito de seis años por qué el jarrón más caro de la casa está hecho pedazos y el carajito, en lugar de explicar qué pasó (lo que podría ser algo sencillo y simple), arma un berrinche y se emperra en no hablarte hasta que horas después, lo mareas con algo que le guste y entonces baja la guardia. Y tú te quedas sin explicación, pero sabes que el carajito algo tuvo que ver. Da flojera dedicar la una o dos horas que me suele llevar escribir un artículo decente a hablar de hechos reciclados.

Yo sabía que decidir eso me podía costar lectores, links y otras cuantas pérdidas no documentadas, pero dado que a mí no me pagan por mantener el blog, y mi come cocos no es que todo el mundo me lea sino escribir lo que a mí me plazca porque esto para mí es hobby y no obligación, prefiero dedicarme a temas que tienen como función relajarme del estrés laboral y la ladilla política. Esa, aparte de la delicia visual y auditiva que lleva ver y oír a Jack Bauer, Don Draper, Jim Halpert y compañía, conocer a la señorita Lisbeth Salander y Mikael Blomkvist (los últimos seres que atrajeron mi atención de lectora) y ver cualquier película pavosa para darme gusto riéndome ante los comentarios posteriores, es lo que justifica mi consumo seriéfilo, librérico y cinéfilo y que eso sea lo que refleja actualmente el blog. No quiere decir, y con eso aclaro el primer punto, que yo no tenga NI PT IDEA de qué pasa en este país. así que absténgase de salirme con esa excusa balurda para justificar que no le gustaron mis comentarios sobre Cuba y Chávez, amigo lector.

Dicho ésto, le respondo que:

a. Yo no escribo para complacer a todos los lectores, amigo mío. Esto es un blog personal, cuyo nombre en inglés alude a una forma de ver el mundo: la de la persona que tiene el nick Adictísima. O sea, yo. Complacer a todos mis lectores con mi opinión es misión imposible que no pienso asumir y un trabajo muy fastidioso que no pienso emprender. Así que le toca a usted decidir si puede seguir leyendo mi blog obviando "eso" que usted dice no entender, o simplemente, opta por buscar otro blog de temas de televisión que no ofenda su sensibilidad de izquierda. El mundo Blogger es libre.

b. Nunca he respaldado el régimen político de gobierno e ideológico  cubano, no me anoto en radicalismos ideológicos izquierdistas, ni derechistas, ni de ninguna especie, ni aplaudo a ningún tipo de "ismo" que se base en palabrería ideológica vacía y barata para justificar la adoración a una persona hambrienta de permanecer por siglos en el poder con la excusa de que "así lo quiere el pueblo" considerando que elecciones, para ellos, sólo funcionan mientras ganen los que "tienen que ganar" (o sea, ellos) porque si no les saboteamos la gestión (Caso en Venezuela de la Alcaldía mayor y las gobernaciones de Miranda, Zulia, Táchira, Carabobo y Nva. Esparta donde a los gobernadores les han quitado facultades y dinero por no ser chavistas, con el que pierde ese mismo pueblo al que dicen representar), la discriminación política, la doble moral, la mentira, el quítate tú  pa ponerme yo, la persecución a quien disiente de mí, la corrupción, la ineficiencia, los cuentos chinos electorales y la falta de sentido autocrítico.

Ah, eso no es de ahora. Ni siquiera en la época más idealista que todo ser humano tiene logró atraerme la ideologización cubana ni tuve el sueño de muchos de vivir en un país "realmente socialista". Marx me aburrió a morir en la Universidad y sus teorías me parecieron tan inaplicables en esa época como me siguen pareciendo ahora.

Y esa, en esencia, es mi crítica tanto al régimen cubano como al venezolano, que me niego a definir como socialismo, ni comunismo, ni nada parecido a ambos conceptos, porque una lectura de los postulados elementales de ambos los ponen MUY LEJOS de lo que se profesa realmente acá y allá. Lo de Cuba y lo de acá en este preciso instante es un Personalismo paternalista, en el cual sólo son iguales los de abajo, hay una cúpula gobiernera intocable y se basa en la adoración incondicional a un líder que no acepta críticas por hipersensibilidad y exceso de ego,  al que hay que deberle hasta el modo de caminar porque si no se resiente. Socialismo implica una igualdad entre la gente que no es precisamente la que muestran estos dos gobiernos. Creo que cualquier ser de izquierda, que realmente lo sea por convicción, estará en alguna forma de acuerdo conmigo. Felices los que consideran a Cuba ejemplo de algo todavía a estas alturas, que bastantes hay todavía. Para mí no lo es.

b. Insultar a Chávez no me produce a mí ningún cargo de conciencia, en el caso de que usted vea mis comentarios como un "insulto a mi propio presidente".  Aparte de que jamás respaldé a Chávez, ni siquiera en los albores de 1998 cuando no teníamos ni idea de lo que venía diez años más tarde, perdió mi respeto hace muchísimo rato desde el mismo primer día en que amenazar y ofender a todo el que no profesa adoración a su liderazgo se convirtió en su manera de gobernar.

Estoy cansada de la amenazadera, la imposición, la obligación y la falta de un elemental sentido de negociación y respeto al que piensa distinto. Estoy harta de vivir en un país que depende del hígado de un señor que hoy dice una cosa y mañana otra. Estoy harta de la conflictividad. Estoy harta de los payasos resentidos que hoy son líderes y muestran su resentimiento en cada declaración que hacen. Estoy harta de ver cómo se exacerban sentimientos racistas en un país que no tenía sino una ínfima parte de ese mal por los complejos de un señor. Estoy harta de que quien adversa a Chávez no valga más que el trapito de sacar las ollas del fuego mientras que la opinión que apruebe sus disparates se encumbre hasta más allá del Pico Bolívar.

Si mis opiniones sobre el señor de marras le parecen paupérrimas, problema suyo. Todavía no he encontrado un argumento para cambiar de opinión, y cada día lo encuentro menos. Chávez es un personaje oportunista, contradictorio, altamente impulsivo, incapaz de aceptar las consecuencias de lo que hace, cuyo único mérito que le reconozco es llegarle a una parte de la población a la que antes ningún político le llegaba. Chávez es un gran comunicador, pero un presidente pésimo, en definitiva.  Para argumentos paupérrimos y reacciones imbéciles de Chávez, le sugiero revisar la prensa  y averiguar cuál es la excusa del susodicho para congelar las relaciones con Colombia, incluso las económicas, sin importarle lo que jode a sus propios compatriotas, por un berrinche de carajito de primer grado. Después que lo averigue, me escribe.

c. Acá mejor respiro hondo desde el principio para no molestarme.

Su punto está mal, pero muy mal enfocado. El problema no es que la gente en Cuba se vea un programa gracias a la señal pirateada (considerando que países más "libres" nos bajamos los episodios de cualquier serie vía Internet) ni que usted considere que eso es aceptable porque el "arte no es producto" simplemente por la ladilla ideológica de que el "mundo capitalista" lo ve de una manera y usted de otra. El problema no es que alguien vea una serie en una señal que no paga. Ni que pagar una señal de cable es malo porque el arte no debería ser para el que tiene dinero. Usted sabe que eso es una reverenda idiotez y su excusa para validar un hecho esencialmente ilegal.

El problema es ¿por qué en Cuba se tienen que piratear la señal? ¿por qué es necesario que para ver algo distinto a la que presumo es una televisión aburrida y sin mayor atractivo alguien necesite arriesgarse a sanciones penales y pecuniarias? Presumo por lo que veo por ahí, que piratear cable en Cuba no es lo mismo que pirateárselo en cualquier otro lado del mundo: Por estos lados cualquiera puede tener cable (todavía) si tiene dinero con qué pagarlo y se piratea para no pagarlo. En Cuba no sólo es que no hay con qué pirateárselo sino que está prohibido salvo a zonas turísticas para restringir la llegada de esos "mensajes que a USA le convienen". ¿Eso para usted es más aceptable?

Cuando escribí el artículo que generó su comentario me tomé la molestia de revisar las parrillas de programación de los canales abiertos de Cuba que ubiqué vía Juventud Rebelde, que no linkeo ahora porque no lo tengo a mano. Aquello daba pena.  Las series gringas eran lo único distinto en una programación que se veía inmensamente aburrida; tanto que usted mismo admite que la gente prefería arriesgarse a piratear una señal de cable para ver series gringas que seguir televisión abierta cubana, que presumo sin temor a equivocarme debe ser tan ladilla como cualquier canal del gobierno de acá. Y casi que la veo como la terrible programación de Venezolana de Televisión, canal del estado cuya parrilla está llena de ideólogos baratos, discursos sesenteros y actividades presidenciales cuando les da pena ponerlas en cadena.

Y no me extraña porque siendo los cubanos los mentores de los aspirantes a censores venezolanos, ambos mantienen unas ideas altamente restrictivas, atrasadas y ridículas del papel de la televisión, así como viven exagerando sus efectos para justificar su intervención en las programaciones y generar canales repletos de basura ideológica y doble moral; porque mientras hablan pazguatadas de la televisión privada, atribuyéndole terrorismo mediático, satanización y no sé que otra barbaridad, veo a los canales "del Estado" venezolanos hacer descaradamente campañas mediáticas para descalificar a cualquier ser humano, insultar a todo el que no piensa como ellos, ser parciales en grado sumo, imponer UNA visión del mundo y UNA opinión, (la de ellos),  y por consiguiente no aceptar opinión en contra, hacer terrorismo mediático en contra de opositores....cosas que le critican a cualquier canal privado, que si alguno las aplicara a fondo como ellos lo hacen, estaría cerrado por "enfermar al pueblo" pero que en la televisión pública nacional venezolana, se ven y se aceptan. Ejemplos sobran. ¡Pero eso sí! la televisión causa "angustia y zozobra" (mientras no estés viendo el Aló Presidente) El resto es más de lo mismo: El Estado "paternalista" que te quiere cuidar tanto, y desea preservar tanto tu "salud mental" que considera que es mejor para ti si sólo ves una tendencia: la de ellos; excusa para seguir manteniendo la adoración al Líder supremo, que todo lo sabe, todo lo ve y en todo se mete.

Afortunadamente, el público no es estúpido, por mucho que insistan en que la televisión "aliena". El problema del gobierno venezolano con la televisión privada es tan simple como que ellos no tienen audiencia, los privados sí. Acá cualquier pendejo pontifica sobre televisión (incluyéndome) pero una cosa es pontificar y otra cosa es hacer televisión que llame la atención, que entretenga, que informe y por qué no, que eduque, aunque yo no creo demasiado en la televisión educativa porque la idea  de educativa acá pasa por ideológica. Y si usted le muestra a la gente un mal producto, optarán por apagar el televisor. Punto. Eso no es parte de ninguna ideología, sino del simple hecho de agarrar un control remoto en la mano, de naturaleza humana y de la simple sicología por la cual la televisión, esencialmente, es para entretenerme, y nadie en su sano juicio, por muy fanático que sea, se puede calar 24 horas al día, 365 días al año, a un grupo de imbéciles hablando de lo mismo.

d. El punto de "los mensajes implícitos a favor de USA" es la excusa más floja que incluye su mensaje. Primero porque no entiendo como alguien que parece gustar del tema series puede andar pensando en el tema ideológico como excusa para verlas o no. Y lo otro, porque ignora que por mucho "mensaje" que tengan, esas series se crean pensando en un público que ni es usted ni soy yo.

Aunque de diez años para acá las series se han popularizado muchísimo más (aunque series hay desde que hay televisión) las series gringas se hacen con un público en mente: El gringo. No puede tener nada de raro que ellos pongan en ellas su modo de vida, y pongan mensajes que les vengan bien a ellos. Eso mismo hacen en las telenovelas de este lado del mundo, más cuando uno ya a estas alturas sabe que esos mensajes podrían hacer conocer aún más tu país y tu estilo de vida.

Que en los últimos tiempos las series se hayan popularizado más e internacionalizado no les quita el sello Made in USA, hecho para público gringo y medido bajo las opiniones del público gringo principalmente, aunque ellos estén felices porque los vemos en otras partes del  planeta por efecto de una eficientísima comercialización/mercadeo. Como yo no veo series por su carga ideológica, lo que se parezcan o no a las ideas de Chávez o  andar criticando un imperialismo esotérico mientras me lleno vendiéndoles petróleo a los mismos gringos a los que critico a diario, entonces disfruto lo que me interesa en toda serie: las historias.

El resto....bueno. La televisión cuesta dinero. Hacer buena televisión cuesta dinero. Su contradicción entre que "el arte debería ser socializado" y que reconoce que hay que pagar algo por él es obvia: es más de lo mismo. La gente olvida que para hacer un producto decente hacen falta dos cosas: gente dispuesta a trabajar y dinero para pagar ese trabajo. El arte NO es gratis. El que hace arte tiene que comer, que vestirse, que mantener muchachos, que llevarlos al colegio y pagarles una educación, y para hacer una serie decente hay que pagar a un gentío para que la monte.

De gratis no se hace nada, por mucha paja que se hable y por muchas ganas que existan.  Y antes que me lo diga, que ya sé que ese argumento andará por ahí como mosquito zumbón: Sólo el 10% de personas en Hollywood cobra sueldos de escándalo. El resto es gente como usted y como yo que merecen que los que ven esas cosas que son "arte" sean pagadas para que ellos puedan vivir. Ni más ni menos. El costo del cable paga los derechos que ellos deben cancelar por el permiso a transmitir dichas series. Es un círculo y no vicioso precisamente. Cualquiera puede ver una serie; la mayoría terminan en televisión abierta. Lo de "socializar" el arte.....el arte de por sí es una expresión social, no veo por qué contaminarlo de ideología pavosa.

En fin, ya escribí mucho y no es cosa de aburrir al resto de mis lectores. Ya lo dije. Este blog es una expresión personal de opinión, y creo tener pleno derecho a pedir a mis lectores respeto a mis criterios. Que a alguien no le gusten, no le satisfagan, no los entienda o no los tolere.....es asunto suyo. Pero venirme a irrespetar acá sí es asunto mío. Democracia, eso de lo que se pavonean todos, implica el respeto a los criterios ajenos.

Ah, ya vi por ahí que me dedicó otro comentario latoso. Lo comento en post aparte.

Saludos,



Reacciones:

1 comentario :

  1. Señorita Adictisima, comenzaré este comentario diciendo que en ningún momento fue mi intención irrespetarla de ninguna manera y leyendo mi comentario anterior puedo verificar que ciertas frases estuvieron de mas y me disculpo por las cosas que pudieron ofenderla,se que este es su blog y también se que usted puede escribir todo lo que se le de la gana en el, pero sigo manteniendo mi postura central a todo lo anteriormente dicho sin querer por esta razón que usted cambie su modo de pensar al igual que supongo que usted no quiere cambiar el mio.

    ResponderEliminar

Me encantaría conocer tu opiniòn. Eso sì: para que podamos charlar, trata de que tu comentario estè relacionado con la entrada. Por favor. Gracias adelantadas!