domingo, 16 de agosto de 2009

Las razones para leer a Stieg Larsson.....

Descubrí a Stieg Larsson no hace mucho rato.


Una tarde de esas en las que hablar pavadas por MSN puede ser el único entretenimiento en medio de una latosa y aburrida jornada de trabajo, a mi sister se le ocurrió tocarme el tema libros (pasión total) y me preguntó si acá habíamos oído hablar de él.

Obvio que hasta ese momento, con los líos con el socialismo pavoso, Cadivi, las librerías vendiendo puro Paulo Coelho y Stephanie Meyer (los libros del primero los puedo pasar, los de Twilight son el colmo de lo sobre valorado EVER y estoy hasta las narices de Crepùsculo y los tres siguientes libros) era como difícil prever cuando nos enterarìamos de quien carajo era Lisbeth Salander. Pero finalmente, antes que tuviera que recurrir al cupo de Cadivi de Internet (que ya está más que golpeado este año, el pobre) pues apareció Larsson acá.

Y la verdad tenía rato que no me pegaba tanto a un libro: es de esos textos que una comienza a leer en una punta del viaje en Metro y de pronto te encuentras en tu destino y lo único que has hecho es leer y pasar páginas, sin pararle a los idiotas con los celulares musicales o los que viven vendiendo/pidiendo en el Metro (algo que cada día es más común, y eso que está prohibido) Pues sí....atrae. Seduce que jode y es hiper entretenido. El primero de la trilogìa se llevò unas tres leìdas completas (y tiene como setecientas pàginas. O sea. Sì, yo leo ultra ràpido, pero pocos libros merecen en su primera lectura tres pasadas) antes de que lo cambiara por mi actual lectura, otro tocho de ochocientas pàginas de Mr. Ildefonso Falcones: La Mano de Fàtima. Falcones, vale la pena comentarlo, es otro de esos autores de moda, del que ya leì La Catedral del Mar, un larguìsimo novelòn que me regalaron hace dos años.

Quizás el primer libro tiene unas cuantas fallas (excesivamente redundante en partes, muy propagandístico en algunas (La gente de Ikea debe estar màs que feliz porque todos los protagonistas del libro tienen muebles de esa casa. ¿Le pagaban a Larsson? vaya usted a saber) y a veces se te vuelve latoso, pero bueno. Màs entretenido està que unos cuantos bestsellers de moda, y màs intrigante? La verdad....tambièn!

La revista Estampas de El Universal (el de Venezuela) publicò el domingo pasado las diez razones por las que, según ellos, hay que leer la trilogìa Millennium. Algunas me parecen un poquito exageradas, pero serà el tiempo el que dirà si Larsson pasarà a la historia o serà otro autor de moda màs. Las razones, según ellos, son:


Los hombres que no amaban a las mujeres ha sido uno de los mayores best sellers de los últimos años: diez millones de lectores no pueden equivocarse. (Este......yo sì creo que la gente se equivoca. Para mì no hay mayores errores que la fama inmerecida del mediocre Còdigo Da Vinci de Dan Brown, superado ampliamente por el pavosìsimo pack llamado Twilight)

1 Sus personajes son reales, hirientes, amables, honrados, mentirosos... Sin concesiones, pero muy atractivos.

2 Su estructura narrativa no tiene fisuras. Evoca a los grandes clásicos de la literatura de suspense y ha conseguido igualar a Sherlock Holmes. (¿esto no es como que mucho decir? Larsson es bueno, pero esto es exagerado y medio, por no ponerle un nombre màs grosero)

3 Es irónico, irreverente y mordaz.

4 Empatiza con la fragilidad humana, las mentiras y las debilidades. (Este punto se lo rebuscaron mucho)

5 Es polémico y misterioso al mismo tiempo.

6 Tiene ritmo. A diferencia de las novelas estadounidenses, en las que pasan muchas cosas y hay giros inesperados en la historia, aquí todo sucede de forma paulatina. (creo que en definitiva, lo màs que me gustò de "Los hombres que no amaban a las mujeres", primero de la trilogìa)

7 Es idealista y nos reconcilia con algunas bondades del ser humano. (A travès de Mikael, màs que todo, que es idealista que jode)

8 Permite jugar. Su sobriedad y realismo propicia que el lector valore la información, tire de los hilos e incluso llegue a la misma conclusión que los protagonistas.

9 Es comprometido. Trata asuntos de rabiosa actualidad, desde la corrupción económica a la violencia de género.

10 Y sus títulos... ¡son magníficos!
(y largos, carajo. No se pueden twittear en 140 caracteres los tres tìtulos a menos que uno les ponga Millennium 1, 2 y 3. La verdad por delante: Es como que mucho que alguien te pregunte ¿què estàs leyendo? y le tengas que responder un nombre tan largo. Idem comentario con los Harry Potter, que uno terminò llamando Harry Potter 1 al 7)

En Venezuela sòlo falta que aparezca La reina en el Palacio de las Corrientes de Aire, ùltimo libro de una trilogìa cortada, lamentablemente, por un infarto. Ojalà nos lo saquen antes de Navidad de este año. Serìa una manera genial de terminar el año. Aunque con lo cara que se ha puesto la vida, leer cada dìa se està volviendo màs difìcil. Y tanta bulla que arma el gobierno con la lectura en estos tiempos (Ah, claro....la lectura de tochos ideològicos! no de cualquier cosa que abra el espìritu y te haga ciudadano del mundo! Eso sì se consigue fàcil. Un libro decente que hable de otra cosa que no sea socialismo....pàguelo a Dòlar libre. Jòdase!)

Saludos,

Reacciones:

2 comentarios :

  1. es cierto en este pais es imposible encontrar un buen libro sin patear por lo menos 50 librerias y pagas mas de 150!!... es super caro! yo he optado por leer en la palm los ebook y si me gustan mucho los compro para disfrutar el pasar de las hojas y su olor a papel!

    ResponderEliminar
  2. De verdad que no se puede decir así sencillamente que el libro es malo. Uno tiene que conocer mas alla del libro, Stieg Larsson fue uno de los mas exitosos periodistas (se induce que Mikael es su retrato, apartando el sexo) de Suecia.

    Ikea para nada tiene que ver con estos libros, lo que sucede es que acá en Europa, en cualquier casa se decora con Ikea, es lo mas barato... pero son una mierda. Acá Ikea lo tiene todo el mundo.

    Los libros, porque ya voy por el tercero... son atractivos, la narrativa policiaca que aplico Larsson es muy similar a sus autores favoritos y le anade esa oscuridad irreductible de los ambientes suecos... PERO NO HAY SUECAS BUENAS!

    Tienes que leer parte de los artículos de Larsson escribía en su tabloide para que entiendas su forma de ver y destapar la polémica de muchos temas.

    Me pondre a buscar unas transcripciones y las colocare aca para que las compartamos y entendamos esa mente, que se fue antes del éxito.

    ResponderEliminar

Me encantaría conocer tu opiniòn. Eso sì: para que podamos charlar, trata de que tu comentario estè relacionado con la entrada. Por favor. Gracias adelantadas!