lunes, 2 de noviembre de 2009

Get Smart: El super Agente Carell.....

Algo que he escrito en varias ocasiones en este blog: el problema de las adaptaciones de lo que sea tienen el problema de que siempre la gente termina buscando en ellas lo que tiene la obra original; y si falta, cambian o inventan algún detalle se molestan. Eso se multiplica por mil cuando se trata de adaptaciones de material hiper recontra conocido porque, y dicho por experiencia propia, cuando una adaptación se aleja demasiado del material original acabas odiándolo a morir.

A menos que te dejen claro que la cinta es una adaptación pero maneje su propio toque personal. Esencialmente, no haces una imitación como tal: Adaptas. Generas los elementos. Entonces puede ser que la adaptación funcione.

Cuando era chama, que sí, mi afición por las series no viene de hace tres días, vi bastante el Super Agente 86. Esta serie, de particular diversión y que aún dan en cable, consistía en un patosísimo y torpísimo agente, interpretado por Don Adams, que resolvía casos por el mero elemento de la suerte, de alguna que otra corazonada, y de que la Agente 99 solía ser más brillante que Maxwell.

El Smart de Carell es la traducción exacta de su apellido: Inteligente, un buen tanto incompetente, pero demasiado agudo y hasta brillante para el Agente 86 de Mel Brooks, y quizás es mi mayor objeción a la adaptación de Peter Segal. Es más el super agente Carell que el personaje de Don Adams. Este Agente 86 está más armado para ser visualmente llamativo que para ser una imitación del original, lo que a la vez es la mayor virtud....y el mayor defecto de esta cinta. Ok, de acuierdo, Steve Carell es enemigo de la copia barata y lo aprecio a mil en The Office y en esta cinta, pero acá no creó un personaje con características similares: Creó exactamente a su opuesto. En ocasiones parece más una cinta de acción con toques de humor que una comedia, que lo que era Get Smart en televisión. El rejuvenecimiento puede ser que funcione para quien no se fijó demasiado en el programa de televisión, pero si iba buscando los detalles que hicieron tan famosa esa serie....simplemente olvídelo. Hay toques, pero nunca verá Get Smart como era en televisión.

De resto.....apoteósica. Divertida a matar, con algunos tramos predecibles a mil, chistes gafos en algunas partes, se permite ser irónica en tramos, pero....la verdad, todavía me estoy riendo y ese es el principal criterio por el que la puntúo decentemente a pesar de que pienso que lo que la arruina es lo suficientemente grave para volarle apreciación. He aquí lo mejor y lo peor de Get Smart, pues.

Lo mejor:

1. Steve Carell: Again. La habilidad de este tipo para montar un papel y hacerlo creíble es su mejor activo y algo que me sorprenderá siempre. Siempre puede tomar un papel y construirlo a su medida, sin necesidad de convertirse en una copia del papel original. Carell no imita, simplemente toma los elementos del personaje y lo construye a su manera. ¿La mejor demostración de ésto? Inevitablemente The Office USA, su comedia en televisión, que es versión de la creación de Ricky Gervais  y Stephen Merchant. Y Carell no es David Brent parte 2 (quizás sólo en el pilot!) sino Michael Scott. Sabes exactamente quien es uno y quien es otro.  Nadie se atrevería a decir que copió de alguna forma a Ricky Gervais. En realidad, por eso The Office USA tiene seis temporadas. Entre otras cosas.

Básicamente, ese mismo trabajo de reconstrucción del personaje original es el que hace en esta cinta. Carell no copia a Don Adams, a pesar de su obvio parecido físico. Ni se molestó en intentarlo. Respetando los orígenes de su personaje, Carell hace SU propio Maxwell Smart, agente 86. Es su versión, y salvo los toques específicos para homenajear al original (El zapatófono, el cono de silencio, el juego del pasillo con las puertas, algunas parrafadas verbales) el resto es del todo Carell. Lo que hace en ocasiones que uno termine olvidando que está viendo una versión de algo ya conocido. Steve se armó el traje de Maxwell a su medida, se lo ajustó.....y le quedó genial. A su manera, no a la manera de Don Adams. Para bien y para mal.

El resto es su habilidad de hacer reír con un mínimo de abusos. Steve Carell es el tipo que te hace reír hasta levantando una ceja, si está en el entorno correcto...y lo divertido es que suele estarlo. Su interacción con el resto del elenco es grandiosa, y la otra cualidad que siempre destaco de su trabajo es su equilibrio casi perfecto. Steve tiene una habilidad increíble para divertir, pero también para hacer respetar a sus personajes y evitar que el ridículo los haga estúpidos. Nunca llegas a reírte del personaje, sí de sus acciones: Eso ya lo hizo con su Andy en 40 Year old virgin, lo hace en The Office (alguien en realidad puede odiar a Michael Scott) y lo aplica a full en esta cinta.

Adicionalmente, Steve Carell parece tener una habilidad personal para llegar a los extremos sin pasarlos ni un milímetro. Evita al máximo la exageración. Para divertirte no hace falta que llegue al extremo de la imbecilidad. Aparte, el tipo se compromete tanto con la risa.....que lo consigue en casi todos sus intentos. No sólo se anota una actuación bastante a su medida, sino que también en buena parte solventó en lo que pudo las fallas de un guión irregular. Un excelente Carell, sin lugar a dudas, que se anota buena parte de los méritos de esta cinta. Si hay fallas en Get Smart, no son su responsabilidad. Como actor y como productor hizo lo posible por funcionar....y funciona para mí.

2. El resto del cast. No entendí la criticadera de la pareja Hathaway/ Carell basados en la diferencia de edad entre ellos (Carell le lleva como 20 años a la Hathaway) porque ni él muestra su edad, ni ella se ve tan niñita. A mí me gustó la pareja. Lucieron bien en todas las escenas que compartieron, la escena final que denota el romance Smart/99 luce comestible, y ella le aportó mucha dulzura y encanto a su personaje cuando le hizo falta. Quizás se excede en varias escenas (la muestra de ropa interior durante la llamada telefónica en el hotel está totalmente de más) pero a mí Anne me funcionó bien con Carell.

Alan Arkin (que ya trabajó previamente con Steve en la genialísima Little Miss Sunshine) lo hace bastante bien, aunque no llega a ser el Chief de la Get Smart original; Terrence Stamp hace un malo bastante convincente y divertido incluso, y Dwayne Johnson (The Rock) hace un trabajo aceptable. No me mareó tanto así pero tampoco es tan criticable.

Masi Oka  (Héroes) es un geek simpático y fue divertido ver a un "pana" de Michael Scott en The Office, como era David Koechner (¿qué será de la vida de Todd Packer, Michael?).

3. Escenas más hilarantes (o al menos las que más risa me dieron a mi)

a. Steve Carell de gordo. Le quedó hasta mejor montado que en The Office.
b. El baile de la 99 con el malo y el de Max con la gordota. La cháchara sobre los kilos que rebajó me hizo morir de risa.
c. Max intentando quitarse las esposas en el avión. Wait, ¿esa cosa no tenía una navaja al menos?
d. El beso entre los agentes 23 y 86 que usa el segundo para quitarle las manos de su cuello.
e. Todas las escenas de los geeks de Control. Medio tontas a veces, pero todas me dieron risa.
f. 23 engrapándole la cabeza al personaje de Koechner porque dejó trabada la copiadora.
g. La particular "exhibición" de Maxwell al final del concierto. Lástima que no mostraron la cara que debe haber puesto cuando se enteró de la fallita de su traje por la espalda.
h. La aparición a full de James Caan. Un Presidente demasiado cómico.
i. La pelea del chief y el Vicepresidente en el gabinete.
j. Que los golfistas tiraran a acertar el auto.
k. Todo el proceso de vestuario de Max en la mañana y las notitas en post its pegados por toda la casa.

l. Incorrecto? Maxwell pone en el Ipod Take a chance on Me de Abba...y los audífonos? BTW, en el ipod guardaba las grabaciones a la gente que hacía? LLOOOOOOOOL!
m. Max reventándole un extintor en la cabeza al jefe en la primera parte de la cinta. Tamaño chichón. La parte de las señales silenciosas a 99 que estaba pegada a su espalda (eran innecesarias, pues) también fue re cómica.
n. La primera pasada por el pasillo con la inmortal música de Get smart.
o.La versión de la escena más famosa de La Emboscada (cinta con Sean Connery y Catherine Zeta Jones que interpretaron Hathaway y Carell. Cuentera, pero comiquísima. (asco, madre rata.....)

4. Detalles técnicos decentes. Buen punto en cuanto a efectos especiales, música, fotografía y demás. Técnicamente no abusaron de nada. Sumamente correcta en todas las partes, aunque con algunas tomas medio raras donde no se veía la gente.

LO peor: 

1. Vuelvo a la peor parte del tema de las adaptaciones. Adaptar significa más o menos conservar los elementos originales de lo adaptado. Puedes refrescar y actualizar a esta época, siempre que mantengas el concepto original y que éste pueda ser reconocido. Ese no es el caso de esta cinta, donde su mayor enredo, el que casi la anula como espectáculo, es la mala conceptualización. Porque ni adaptó realmente la serie, ni logra nada relevante que mejore la original de Mel Brooks.

Los tipos querían llevar Get Smart a tiempos más modernos. Querían un Maxwell versión Carell, no una copia de Don Adams. Right. Pero esta vaina no es Get Smart. La idea de refrescarla terminó llegando a algo completamente distinto que solo comparte el nombre, los personajes, y algunas referencias, pero que no tiene nada que ver con la serie.

En principio, el protagonista. El chiste inicial del nombre del personaje es que de Smart (inteligente, en español castizo) no tiene ni una neurona. El tipo resuelve casos a full corazonadas, con una cantidad de disparates y con la mano de 99 que es quien resuelve tras la espalda de 86. Pero las corazonadas son simple y llana casualidad.  

El personaje de Carell, si le quitan las payasadas, los chistes y las tonterías.....es Jack Bauer.

Más claro no se lo puedo poner, amigo lector: El tipo tiene un poder de deducción impresionante, traduce ruso como avión, es brillante como analista (de hecho es la razón fundamental por la que inicialmente le niegan el ascenso a Agente a pesar de que el tipo sacó un notón en el examen) es brillante como estratega (las ideas de destruir sólo el armamento y lograr marear a un matón a punta de labia no son de un ignorante), tiene una habilidad de observación muy por sobre la media y sus torpezas no vienen de la ignorancia supina: Vienen de la torpeza del novato. Dos casos más y este carajito se vuelve Jack Bauer, y eso NI EN SUEÑOS es parte de lo que era la serie Get Smart. basada más en las burradas de Maxwell Smart que en los casos que resolvía en sí. En realidad, un par de toques cómicos más y el personaje de Steve Carell habría quedado del carajo como compañero de Chloe O´Brien en 24. Lástima que tenga la agenda tan copada con The Office y la larga lista de películas que esperan por la protagonización de Steve.

Las corazonadas de este Max Smart son deducciones armadísimas y brillantes (¿donde carajo escondes en un concierto una bomba que no sea en el piano? Escondes, es decir....es el sitio donde menos alguien pensaría en revisar, así de simple) que literalmente se comen a todo el planeta, no son cosas venidas de la casualidad que era el chiste de la serie madre. La deducción de que la bomba explotaría con el último acorde de la novena Sinfonía de Beethoven....TAMPOCO es casual. Engañar a dos agentes para capturar  el número de una celda a base de los sonidos particulares de cada tecla para escapar con la antena de un radio no es algo que se le habría ocurrido al Agente 86 original de estar en esta época. Smart/Carell es quien da con la pista que delata al verdadero doble agente: 23, y su razonamiento no es casual, es ultra recontra lógico. Darse cuenta que una sala se abrió solo con el ojo de un matón.....tampoco. Creo que lo dejo claro.  Nada de eso puede calificarse como casual.

En fin, salvo algunas situaciones estúpidas añadidas sólo para diversión del cinéfilo, el resto es parte de una historia de acción más que de la comedia que se supone dio vida a este guión. Para eso hubieran montado una película de acción con un héroe como Carell, que habría dado su genialidad en comedia para convertirse en una versión más cómica del personaje de Kiefer Sutherland, y asunto terminado. No mostrar las inmensas lagunas y deficiencias que alejaron a esta cinta de la serie que pretendía adaptar.  Carell seguro disfrutaba estar en una película de acción como tal igualito sin el peso adicional de ser criticado por los fanáticos perdidos del serial original y peor, de la injusta y hasta ridícula comparación con Don Adams, donde Carell no salió bien parado....sin necesidad. Steve Carell es una estrella de comedia por méritos propios.

Mismo comentario puedo hacer de la 99, del Chief, y de todo el entorno, pero para no extender de más esta revisión, lo limito al protagonista que es quien carga con las fallas más relevantes en el tema de la adaptación. Es el Super Agente Carell. No el Super Agente 86.


2. El guión es de una flojera pavosísima. Algunas situaciones son tan elementales y tan fáciles que dan risa por lo bobas, que no creo que fuera la intención de los guionistas. Y el error principal es tratar de hacer una comedia de acción, porque al final ni quedó bien como comedia ni quedó bien como película de acción.

La idea de hacer una cinta de acción con más o menos coherencia choca en todas sus partes con la intención de hacer una versión de una serie de televisión. La resolución de la primera parte es tan elementalmente fácil y casual que apesta. De pronto agreden Control justo cuando Smart no está, los tipos entraron a placer en la sala privada del primer matón que consiguieron en Moscú, a pesar de que en varias tomas es más que obvio que atravesaron las líneas de láser, el tipo llega al helipuerto y tres personas no se dieron cuenta (una sola atendía el teléfono y las otras dos estaban ahí como tarados)

El argumento para sacar a Max Smart de circulación no se sostiene ni con chicle masticado. ¿Cuántas horas tiene el viaje de Washington a Moscú?  ¿En esas horas la evidencia puede ser tan concluyente contra un agente? ¿o la acusación solo venía de la fama de 23? Y así se puede ejemplificar con prácticamente la mitad del guión.  En ocasiones se queda colgado, y en ocasiones es tan brutal y apestosamente obvio que se echó a perder. Como es un guión de acción al que le adaptaron unos cuantos códigos cómicos, éstos chocan con la acción en más de un tramo. Y se salva sólo por alguna acción bien trabajada de Carell, que fue lo suficientemente profesional como para agarrar esta porquería de libreto y ponerlo a funcionar. Lejos de ayudar a su protagonista a hacer funcionar la película, pareciera que el guión va en contra de las habilidades cómicas de Steve Carell. Es imposible salvar una película con un guión tan patético y sin embargo Carell lo logra, lo que evita tirarla a la basura..

Es un guión cómico porque al menos acierta en el timing para sorprenderte y reventarte de la risa. Pero es patético porque no tiene coherencia alguna y se basó más en la estupidez supina de algunas acciones que en la posibilidad de ser realmente comedia.

3. Disparates, simples y llanos:

a. En qué hotel de lujo te permiten entrar con una hiper bolsa de panadería como la que tenía M. Smart antes de enterarse de la cháchara telefónica entre 99, 23 y el Chief? Señores, el Room Service existe.

b. Lo que faltó para apuntalar la insinuación de la relación entre Maxwell y 99 fue justamente la escena que debió estar: lo que ocurrió esa noche en el hotel de Moscú; o al menos el juego de miradas en el pasillo que mostraron parcialmente como Flashback. Faltó más insinuación del encandilamiento de 99, que habría explicado todas las escenas posteriores. Afortunadamente, el final (en el que Max tira a 99 junto al maletín que accionó la bomba para salvarle la vida antes de poder dedicarse a liberar su pie) explica el beso.

c. La excusa que manda a Smart preso por doble agente. Ya la expliqué arriba. No sense.

d. Cómo fue que sólo en el teatro es que se dieron cuenta que la parte de atrás del traje de Max estaba destrozada? Algo que de paso no se nota en la escena en que Max tira al piso al director de la orquesta para impedir que ésta toque el bang final. BTW: Si le "ardía" (dos minutos antes Max afirma que le ardía el trasero producto de la larga arrastrada, make sense, porque la cuerda lo arrastró como 500 mts antes de que consiguiera cortarla) debió estar rojo y lastimado; no blanco tipo nunca-me-quito-la-ropa-interior-para-tomar-sol.

e. Si la idea de los dos geeks era demostrar que ellos intentaron detener a Maxwell de su huida, fracasaron miserablemente. Tardaron tanto tiempo que cualquiera podía haber detenido al muchacho de nuevo.

f. De la prisión de Max: ¿En qué cárcel de este planeta le permiten a un prisionero un radiecito de pilas con antena?

g. Suponiendo que 99 no tuvo chance de devolverle su navaja a Max...¿cuántas navajas tenía en el bolsillo? Otra de la misma escena: Max usa de nuevo el zapatófono dentro de la camioneta para recibir la orden de su jefe de subirse al techo para que él trate de rescatarlos. ¿Se ajustó ese zapato a velocidad de vértigo?

h. Si el láser era tan destructivo...¿cómo el traje de Maxwell apenas está cortado?

i. La corta aparición de Bill Murray. Es un gran cómico, pero acá no aportó un cuerno.

j. Error de continuidad: el traje de agente que tenía el Museo tenía una corbata roja con motivos negros, la corbata con la que sale Maxwell es negra. Había otro traje? Se lo adaptó?

k. Como después de la pelea Max/23 sobre el techo de la camioneta el último cayó dentro de la camioneta? Debió caer al piso. BTW, exactamente....¿qué hacía rodar la camioneta? La caída inutilizó las ruedas....¿cómo cayó justo en los rieles del tren y peor, siguió rodando?

Suficiente.

Puntaje: Veamos. Normalmente revisiones como ésta, hiper críticas y donde el peso del problema de la película radica en un detalle fundamental, me suelen merecer puntajes bajos.

Este no va a ser el caso por tres razones: Porque a pesar de las fallas es mil veces mejor que el promedio de intentos de adaptar éxitos de televisión (al lado de las porquerías de adaptación de Dukes of Hazzard, Miami Vice y demás, esta es al menos divertida y está brillantemente actuada), porque el trabajo de Steve Carell es espléndido y es uno de mis comediantes favoritos por mérito propio, y tres, porque me reí demasiado al verla por primera vez y a pesar de lo larga de mi lista de disparates, me sigue dando risa. Lástima que sea tan intrascendente.

Si no se obsesiona en demasía por la diferencia brutal de esta película con la serie, es una película divertidísima homenaje, no imitación, como dijo mi amigo Juan Carlo en su revisión de hace más de un año de esta cinta. En fin. Si no espera demasiado de ella, sorprende gratamente y como a mí, le anima un domingo lluvioso. 8/10 a este intento de adaptación. Pero Steve, si hay una segunda parte, este tipo tiene que ser menos Jack Bauer.

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Me encantaría conocer tu opiniòn. Eso sì: para que podamos charlar, trata de que tu comentario estè relacionado con la entrada. Por favor. Gracias adelantadas!