domingo, 6 de diciembre de 2009

La estupidez de las Kardashian......

Como de costumbre, sábado en la noche. Día en que:

- O todo lo bueno coincide en horas y una no sabe a qué pegarle primero,
- O toda la programación es insufrible de mala.

Hoy estuvo entre los dos extremos, en realidad. Comienzo mi comentario sobre lo visto esta noche (hay un segundo post en mente mientras escribo éste, porque Wanted merece un comentario aparte) y es porque cuando paso por E! (que últimamente parece una combinación de pésimos realities y noticia tras noticia de lo que hacen los intérpretes de la peste bubónica cinematográfica esa que llaman Twilight. Si yo quisiera verla tendría que andar cazando las horas de transmisión, pero como me sabe a m..... entonces lo ponen a toda hora) me consigo el especial de la boda de una de las Kardashian.

Déjeme respirar hondo antes de continuar y prosigo. Las damiselas éstas, famosas quien sabe por qué extraña combinación planetaria, son hijas de quien fue en vida el abogado de O. J.Simpson en el caso en que murió su mujer y todo el mundo lo acusó de ser el causante de la misma. Después que se murió este señor, me entero hoy que de un cáncer arrechísimo, un día comencé a encontrarme en más de un medio de espectáculo a su niñita Kim, y rápidamente me cayó mal y, como no tenía idea de qué carajo hacía, pensé que sería otra Paris Hilton.

Después resultó que todas las tipitas éstas se pusieron de moda, y a Ryan Seacrest (el mismo que se dedica año tras año a animar American Idol, entre otras cosas) se le ocurrió que sería genial que E! se metiera en la vida de esta gente y hacer que sus líos del día a día fueran interesantes para el público.  Con lo cual, peleas familiares y berrinchitos de niñas ricas se convirtieron en cuestión de dominio público.

De vez en cuando me aguanto el programita, que suele ocurrir cuando en mi cable se juntan las siguientes condiciones:

a. Agoté todo el caudal de series decentes que ver.
b. No hay una película decente que ver. O alguna repetición de algo que valga la pena calarse otra vez.
c. No hay reposiciones de Friends, 24, The Office, The Big bang Theory, y demás series favoritas.
d. En los canales nacionales está Chávez dándole a la lengua y haciéndonos ver que el cielo es rojo rojito aunque te asomes a la ventana y lo veas azul furioso.

Y cuando lo ves, invariablemente te  sorprendes, palabra de honor. Las tipas llevan los líos de casa, de esos que todos acumulamos y por los que no nos filman, ni una cámara nos sigue a diario, en berrinches nacionales. El contenido de Keeping up with the Kardashians, sin temor a exagerar un instante, es el siguiente:

a. Peleas familiares. Uso del celular, uso de webcams, que si me desordenaste la cocina, que si me quitaste el suéter con el que iba a salir, que si te llevaste mi vestido, que esa cartera es mía.....todo eso frente a las cámaras.

b. Berrinchitos paternales. Está claro, cada vez que uno ve a la madre de estas criaturas, por qué son tan tontas. Clásica rica nueva cuyo estilo está en el núcleo de la tierra. Nunca se llega a ver. Y el padre: de como gobernar cuando media familia es mía y media del anterior maridito de mi cuaima. A veces hace unos berrinches tan estúpidos que provoca es cortarle la melena ridícula que tiene.

c. La manera en que estas niñas manejan sus importantísimos "negocios"

y d. Novios. Peleas, reconciliaciones, yo te dije, el me dijo, es una rata miserable que no merece vivir, que es lindo, que lo llamo cada tres minutos al celular, que si me engañó, que si no me engañó....

O sea, nada que no hayan puesto antes en cualquier telenovela de tercera categoría. Pero que sólo tiene caché porque se hace en ambientes enoooooooooormes y son "los Kardashian" Como nunca falta el que disfrute viendo esa vaina, el asunto se extendió a un programa donde las señoritas menos famosas decidieron "tomar Miami" donde esencialmente, una terminó consiguiendo marido y la otra una barriga del novio al que pretendía olvidar porque tuvo un lapsus mentis y olvidó tomarse las pastillas (conste que ésto no lo invento: ella dijo que fue "un olvido").

En fin. Con esos antecedentes, el fulano episodio especial "de la boda" no podía sino estar dotado de los mismos elementos de todo este reality:

a. Drama queens a mil.
b. Novias desquiciadas que quieren todo chévere (aunque den sólo 9 días para armarlo)
c. Madre desquiciada que quiere armar la boda a su manera.
d. Hermanitas psicóticas que primero sienten escepticismo y luego envidia por sus patéticas y desbaratadas vidas amorosas.
e. Novio a juro hablando tarugadas.
f. Padrastro arrechísimo porque nadie le dijo que la fulanita ésta se iba a casar....hasta que se enteró por televisión (y pudimos ver cómo se enteró, lo que desdice de la veracidad de esta vaina)
g. Novio medio gafo (aunque de verdad, Lamar Odom fue el mejor que me cayó. La verdad, hasta lástima me dio verlo caer en este caos de familia, pero bastante grandecito que está y si él es feliz con una cámara pegada al lado, ¿quien soy yo para decirle que no?)
h. Fiesta de despedida de soltera llena de penes plásticos y strippers donde la vieja madre de la novia sacó una apariencia de puritana increíble.
i. Hermano gafo que peleó con la novia (su novia, no su hermana) y resulta ser amiga de su hermana en trance de matrimonio, así que decide que la boda es el momento de buscar reconciliación con la susodicha.

Añadan a ésto cosas insólitas, como la tipa comprando vestidos de color distinto para sus damas de honor, el padrastro arrecho tirando los vestidos de diseñadora al piso (así los apreciarán) y para completar, un juego de pericos de mesa: Platos, vasos, cubiertos y demás, cuyo costo era de 750 dólares.....EL PUESTO. Y la vajilla no tenía oro ni periquitos; era una vil vaina pintada de rojo chavista cuya apariencia en realidad no justificaba el costo ni someter a los invitados de una fiesta a la tortura de pagarla por la vía de la lista de bodas. Aka, qué abusadora la vieja, carajo. Para rematar, aunque esta gente tiene un caserón inmenso.....recurrieron al préstamo "de un amigo" (¿donde hay esos amigos chéveres con casonas inmensas que se calen cámaras y demás desastres de la vida nada privada de esos otros amigos?).

Y casi lo olvido. Imperdonable que lo haga. Cursilería por carajazos.

En fin. Incalable salvo en sábados que acumulen ocio y  vagancia por montones. Pero....aún no me pregunten por qué me lo calé. Cosas inexplicables del instinto voyeurista, diría yo. O en realidad necesitaba inspiración para poner otra nota en mi blog. A veces la inspiración se va al carajo, como este finde lleno de malestar gripal y jarabe para la tos.

Saludos,

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Me encantaría conocer tu opiniòn. Eso sì: para que podamos charlar, trata de que tu comentario estè relacionado con la entrada. Por favor. Gracias adelantadas!