domingo, 11 de abril de 2010

Date Night: De como dos grandes comediantes salvan un guión montonero....


Creo que este blog tiene la evidencia en varios posts previos. Personalmente encontraba interesante y divertido un proyecto que combinara a los dos comediantes que suelen hacer el jueves y los previos del viernes más tolerables: Steve Carell (El adorable y a la vez repelente Michael Scott de mi queridísima The Office) y Tina Fey (Su Liz Lemon es gran parte de la diversión de la incomprendida, por más de uno, 30 Rock)

Pero eso sí. Si la idea suya es ver que resulta de una cita entre Michael Scott y Liz Lemon, olvídese de verlo en esta cinta. El primer gran logro de Date Night se basa en el elemento de que tanto Tina como Steve borraron de su mente a sus alteregos televisivos y montan dos personajes bien cuidados que logran ser increíblemente divertidos sin recordarnos en nada a esos dos seres. Básicamente, por ese detalle, aparte de las innegables cualidades de ambos como comediantes y como dúo cómico,  es que salvan la que, en manos de cualquier otra pareja, habría resultado un auténtico desastre.

Aunque en realidad, Date Night es una comedia montonera. Con ganas. No será la película más genial de la carrera de Steve Carell, ni será la más genial en la carrera de Tina Fey, y ni aún ellos lograrán que deje de ser olvidable. Creo que ambos tienen material mil veces mejor que éste. Es un guión predecible, insólitamente necio en tramos, con el cliché a mil por segundo y nada comestible en buena parte. El gran logro de Steve y Tina es que con ese guión maloso sacaron de las respectivas mangas su respectivo encanto y logran que esta pieza sea deliciosamente cómica, full entretenida, pase casi que en un suspiro y sobre todo, provoque volver a verla. Porque yo creo que veré Date Night unas cuantas veces antes que me aburra. Sin ser nada de otro planeta.

En un resumen, lo mejor y lo peor de Date Night. El texto contiene algunas notas y spoilers sobre la cinta: ya sabe que hacer si prefiere verla antes que leerme.


Lo Mejor:


1. Steve Carell  / Tina Fey. Lo adelanté arriba. La única razón por la que Date Night funciona, es divertida e incluso tiene sus visos de ternura, es porque este par la protagoniza. Los dos cuentan con un arsenal de habilidades y de inteligencia más que suficiente para no exagerar nunca la nota, para ser cómicos, para jugar con las cámaras, para improvisar cuando lo necesitan (aunque no les dejaran demasiado espacio para ello), para transmitirte risas incluso con sus miradas y para lograr hacer esta cinta incluso deliciosamente cálida. De Steve siempre me ha sorprendido su habilidad para llegar al límite entre lo cómico y lo grotesco y jamás pasarlo ni por un milímetro. Acá lo ejercita espléndidamente. Su habilidad para hacer queribles a sus personajes (es imposible NO querer, aunque sea un poquito, a Phil Foster) se mantiene intacta película a película. Nada nuevo con respecto a papeles previos, pero le quedó bien.

Tina tiene las mismas cualidades cómicas que Steve: oportunidad, inteligencia, una habilidad genial con las cámaras y también logra que le tengamos afecto a Claire Foster sin dejar de reírnos.

Y por supuesto, juntos fue todo lo anterior al cuadrado. Brillantes, buenos actores, con una química extraordinaria....¿por qué tardaron tanto en encontrarles un proyecto juntos?  Aún con un guión tan malo sacaron brillo, inteligencia, ternura y gracia y lo mejor de todo; nos hicieron reír a carcajadas y hicieron super dinámica esta cinta. Sí, a veces dos actores pueden hacer maravillas con un material que no los ayuda. Genial por ambos.  Aparte, nos hicieron querer a los Fosters, y eso es más que suficiente para evidenciar hasta que punto trabajaron a esos dos seres.

No puedo hacer un mínimo esfuerzo por pensar en otra pareja (Cómicos y no cómicos) que hubiera podido llevar ésto con la habilidad y cuidado de estos dos. Son la razón fundamental por la que Date Night es entretenida. En fin. Quiero otra cinta con Carell y Fey en los créditos, pero con un guión que le saque brillo a sus ya más que geniales talentos.

2. Mark Wahlberg: De la infinidad de apariciones de gente conocida que cuando mucho tuvieron 5 minutos en pantalla por cabeza, fue el más divertido, el que mejor interactuó con el dúo Carell / Fey ( su flirteo con Claire fue demasiado cómico, al igual que las miradas hiper recontra celosas de Phil) y el que nos regaló la vista más interesante a las féminas observadoras como yo que no dejamos pasar bajo la mesa ese bien formado pecho. No joda. Se veía......divino.

http://www.wellsvilledaily.com/archive/x1661777378/g13c0005ae9080fe21a7b1522d4ac82db6eb977563676a7.jpg3. Del resto de "asomados": Los mejores, James Franco y Mila Kunis, sobre todo su divertida escena final. Liotta cumplió sin mayor trámite, William Fichtner se rió tanto como nosotros del baile de los Foster, Taraji P. Nelson también cumplió sin quedar mal.  Leighton Meester estuvo de adorno no más. Tampoco es que esperábamos que la niñera de los Foster se comiera el Show, pero más desabrida y cliché no pudo ser.

4. Las escenas más cómicas: 

a. El baile en la barra de striptease. Todavía me estoy riendo. 

b. Todo el show de los autos "encajados" en el parachoques. El terror del taxista, el intento por soltar los dos vehículos, la manera en que evitaron el cerco policial, y demás, fueron demasiado hilarantes. Plus: la "explosión" de los air bags en las caras de los Foster. Este....tiene algo malo, pero eso lo cuento después.

c. TODA la escena con Holbrooke. No sé que me dio más risa: el flirteo de Claire o las miradas y expresiones harto celosas de Phil. El clímax fue la noviecita israelí del tipo pensando en un cuarteto sexual. La descarga de Phil para lograr que Holbrooke los ayudara a salir de su inmenso enredo y de paso, criticar su manía de andar sin camisa fue  fenomenalmente graciosa.

En realidad, yo no paré de reír desde el momento en que Phil descubre por qué su mujercita recordaba tan bien a Holbrooke. Sus preguntas y la "respuesta" que obtiene al abrirse la puerta generan una divertidísima cara en Steve  Carell de "cómo no se me ocurrió" fueron demasiado cómicas.

d. La cara de Phil dentro del night Club. Sobre todo con Claire disfrazada y sus enormes senos falsos. El tipo gozó un montón....hasta que le fregaron la vida diciéndole que tenía que bailar también por su "imagen andrógina".

e. Phil y Claire disfrazados para robar el teléfono de los Tripplehorns en el restaurant.  El tropezón con la puerta de vidrio porque ella no veía y él tampoco con los lentes fue apoteósico en carcajadas.

f. La foto con Will.i.am! No me reí más porque no pude!!!!!!!!!!!!

g. Todas las escenas donde Claire se golpeó por la necia manía de Phil de no cerrar gavetas. Exagerado, pero todas las veces me dio risa. Hasta que finalmente se lo reclamó!!!!!!!!!! Plus: la "lluvia" de videos en la cabeza de Claire en la casa de los verdaderos Tripplehorns.


5. Toda la sección en que Steve y Tina jugaron a ser matrimonio. Cuatro razones:

a. Porque el hecho de querer hacer comedia no forzó a los dos a convertir a sus personajes en imágenes de sus exagerados alter egos televisivos. Por muy divertidos que fueran, lograron perfectamente la transición hacia pareja aburrida sin recurrir en ningún momento a las manías, desastres y problemas de las personalidades de Michael Scott y Liz Lemon. Quizás por el hecho de que ambos son casados, con parejas estables y con hijos  y saben de qué carrizo estaban hablando; pero se notaron sinceros. Steve, que es a quien más he visto en cine, siempre ha tenido una buena capacidad en nunca delatar a Michael ni en sus gestos, ni en su actuación. Por eso es tan genial. Y ya veo que Tina también puede alejarse de Liz un rato.

b. Porque sin ser ni intentar pasar por análisis de por qué se separan los matrimonios, porque para eso le faltó mucho de profundidad.... la escena en la que los  Foster detuvieron el auto y se dijeron todo lo que se debían fue brillante y muy bien interpretada. Llamémoslo unos minutos de reflexión.

c. La tierna escena final del desayuno. Steve me mató en esta parte. Demasiado dulce. Amé a mil esa confesión sobre el club de lectura. Phil era el que leía realmente los libros!

y d. ¿No fue divertido ver a estos dos inventándose historias sobre cada pareja que veían?

Lo peor:

1. El guión. Que esta película funcione porque sus protagonistas le aportaron sus respectivos carismas y versatilidad, no quita que la historia fue en tramos insólita, estúpida, sin sentido, predecible y clichosa. En una palabra....FLOJA. ¿Como carajo tienes dos tremendos comediantes, con habilidad para interpretar, improvisar e incluso escribir, y les das para trabajar este insulso guión donde todo quedó a medias? El reel de bloopers final, lejos de mostrar solo los habituales disparates en filmación, muestra un detallazo: de haber dejado que este par jugara más a la improvisación (y ambos protagonistas TIENEN experiencia en ella!) le habrían sacado infinito más provecho a un plot con mucha flojera mental.

http://www.latimes.com/media/photo/2010-04/53188013.jpg
Las principales fallas las tiene la parte de acción. La entrada es tan creíble como que un burro voló.  Ninguna pareja que se esté inventando algo tan descarado habría salido viva con la facilidad con que lo consiguen Phil y Claire. La serie de deducciones lógicas por las cuales tratan de solucionar el lío que se armó por su mentirita blanca en el restaurant, son demasiado brillantes para una pareja cuya única intención era salvar la vida.  De ahí en adelante, el resto de esa parte crece en inverosimilitud. Lo que viene es aún más insólito que lo previo llegando a un final increíblemente poco verosímil. Que Claire contara 1, 2, 3 para que de pronto saliera un helicóptero? Se pasaron.

El resto es un mal intento de combinar reflexión con comedia y con acción. O inventas una reflexión sobre el matrimonio en tono de comedia, o te montas una cinta de acción. Las tres cosas no se pueden sin resultar inverosímiles. Es el caso.

2. La ausencia de un personaje de soporte más fuerte. El más que estuvo duró unos cinco minutos (Wahlberg). Miedo a opacar a Fey y Carell? qué ridículo. Hizo falta alguien que contrastara un poquito. Wahlberg necesitaba más tiempo en cámara, y no sólo por sus pectorales.

3. Los dos seres más desaprovechados. Ever. Mark Ruffalo y Kristin Wiig. Insólito que apenas ocuparon unos segunditos de cámara. Leighton Meester fue ridiculísima.

4.Pelones.....

En serio, notando la distinta talla entre Phil y Holbrooke....cómo le sirvió el mono deportivo? Y la ropa se secó tanto que después pudo volver a ponérsela para volver a casa?

Otra insólita. ¿En el restaurant nadie se dio cuenta que un reservado se iba con un plato de risotto en las manos.....y sin pagar un centavo?  ¿O estaba tan full que a nadie le importaba que la gente se fuera sin pagar?

Los dos tercios Foster rompieron una puerta....la eficiencia de la policía fue tan mala que entraron, salieron, revolvieron archivos y de vaina lo que quedó fue la filmación de las cámaras de seguridad?

Si la policía sabía desde poco más de la mitad de la cinta que los Foster no eran nadie, o al menos no tenían nada que ver con el zaperoco éste....¿por qué carrizo las acciones policiales no se encaminaron a proteger al matrimonio involuntariamente enredado en el desmadre mafioso?

Lo malo del show de los autos: Lo mal filmado que se nota en partes.

5. Las escenas finales. Demasiado forzado el final de la acción, demasiado forzada la revelación de los "Tripplehorns". Exceptúo de ésto la cena- desayuno de los Foster que sí me encantó por la inmensa ternura que le imprimieron Steve y Tina a la escena.

6. La cinematografía en unas cuantas escenas es infame. No hay forma de entender cómo la extremadamente divertida escena de la danza en el tubo de striptease no la dejaron fija en pantalla. Parecían tener más interés en las reacciones de Fichtner!

7. En serio necesitaron invertir 20 minutos para convencernos de las aburridas vidas de los Foster?


Puntaje:

Lo dicho. No es una comedia de otro planeta. Pero para entretenerse está chévere.

No es el gran proyecto que impulsará las ya ascendientes carreras de Steve Carell y Tina Fey. Pero es una comedia excelente para pasar el rato, hilarante, full graciosa....y que funciona, aún con un guión que bien pensado es absurdo hasta el cipote, porque ellos dos están en el liderato de los créditos y le imprimen gracia, simpatía, ternura y calor humano a un material que en manos de otros comediantes más exagerados habría sido un desastre. Lástima que el guión intentó tantas cosas que se quedó a medias.

Valió la pena esperar por esta comedia sólo para divertirme con ellos en conjunto, pero la próxima que los dejen a ellos improvisar e incluso que escriban el guión. Sé que los dos pueden conseguir algo más acorde a sus talentos: The Office y 30  Rock, aún con las temporadas problemáticas que tienen este año, sacan guiones más divertidos y coherentes que el de esta cinta. Igual, diviértanse viendo Date Night. Para una noche sin nada que hacer es genial y las risas están garantizadas... y yo garantizo que la veré más de una vez. 8/10.

Saludos,

Pd. Tenía un montón de fotos de la película. Pero confieso que me gustaron más las de una sesión de fotos de Steve y Tina para Los Angeles Times, así que son esas las que finalmente elegí para que acompañaran esta revisión. Ambos se ven más que lindos.

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Me encantaría conocer tu opiniòn. Eso sì: para que podamos charlar, trata de que tu comentario estè relacionado con la entrada. Por favor. Gracias adelantadas!