lunes, 5 de abril de 2010

Finalmente, se terminó la telenovelita con Movistar. Habemus Nokia.


Prefacio: Sí. Me pegué la vida entera para contar ésto. Pero.....uno propone y la musa dispone: No me salía este artículo. Lo he reescrito varias veces durante Semana Santa y acabé guindada a una maratón de The office porque no había forma de que le encontrara el chiste, y sólo hoy encontré la inspiración y la vuelta para terminarlo. Pero sí, la historia del Nokia tiene un fin. Por ahora! That´s what she said! Y lo peor del caso, es que aún no ha quedado bien, pero como me han preguntado que pasó, he acá el resto del relato.


Ah, las fotos son reales y de mi corotico. Nuevecito.

Hasta que por fin.

Se acabó la guerrita con Movistar. Se acabó la peleadera con carajitos del Centro de Servicio Movistar; a los que las definiciones de Servicio, Atención al cliente, eficiencia, y demás, le quedaron enormes.

Me retrasé escribiendo esta nota (aparte de por sopotocientas excusas de escasez de musa, flojera, ladilla y demás vainas que suelen excusar que yo me pase días sin escribir) por algo de terror:  esperar a ver si el teléfono realmente funcionaba o ver si continuaría mi guerra particular con Movistar. Afortunadamente, hasta que escribo ésto, el teléfono ha funcionado del carajo. Al menos hasta ahora (y ha causado unos cuantos envidiosos, incluso los que tienen Blackberrys). Este Nokia es tan bonito, funcional y práctico que valió la pena pelearlo. El domingo de Pascua me metió un susto sopóncico porque me lo conseguí apagado, pero después resultó que era que la batería se había terminado. FIU.

Déjenme contarles de la última pasada, que duró poco más de una hora. Luego de sacar numerito (esta vez sin protestas, sin comentarios de más, sin alusiones a lo que me ofrecieron que a mí no me dio la gana de aceptar, sin mariqueras y sin más) me mandan para la otra sede de los servicios de Movistar en el Parque Canaima (el único sitio del mundo donde uno tiene que correr de un lado a otro con un numerito, esas cosas no más pasan en este país de locos. La otra sede es para generar dolor de espalda: los mesones de atención son viles y vulgares mesas separadas por paneles donde hay que ver a la gente desde arriba. Incómodo es. Pero como no iba buscando amiguitos, sino mi Nokia, me da lo mismo.

La carajita está atendiendo el teléfono y se tarda la vida entera en terminar su habladera, sabrá Pepe de qué. Mala costumbre de todos los servicios de este país: llamar y poner al cliente a esperar en la taquilla a que terminen de hacer lo que están haciendo, lo que quiera que sea. Pero como yo iba con toda la intención de que "o soluciono HOY esta vaina o me largo al Indepabis a que me ayuden a resolver este asunto" procuré que me importara un carajo.

La tercia agarra mi ya arrugado papel y me dice que va a verificar. Se guinda nuevamente al teléfono y como termina dándole lástima verme parada (o ladilla, cualquiera de las dos cabe en este punto) me dice que me siente, que ya me llamará. Me instalo en una de las antipáticas sillitas de espera de Movistar (el que dijo que eran cómodas, es un bolsa pagado. Ese metal con cojines delgaditos de semicuero es un insulto a cualquiera que pretenda esperar más de 5 minutos) y le echo un vistazo al Motoperol no sea que a algún antojado se le hubiera ocurrido llamarme desde la office.

Después de un interminable dime y direte de llamadas que me hicieron pensar mal (por más que sea, tanto diferimiento después de 5 visitas es para sospechar feo) la chama me llama y me dice que el teléfono no ha llegado del taller y que me lo cambiarán por otro teléfono.

- Del mismo tipo? (Ya me veía oyendo de "alternativas"). Pero la tercia me sorprende.
- Sí, señora, del mismo tipo. Tiene que esperar que el técnico de Nokia haga unos papeles (Cuáles?) y hagamos algunos trámites, pero ese cambio se lo vamos a hacer hoy mismo.

Dios, milagro del cielo. AAAAAAAAAAAAALELUYA.  Será que por fin me iba a ir con mi perol?

En fin, para no hacerles más largo el relato porque ya el asunto va por dos post más lo largo de éste y éste me he tardado más de siete días en escribirlo:  Después de otros 30 minutos de espera, recorrerme las dos sedes (el esotérico sistema de numeritos de aviso de Movistar merecería otro post por lo ridículo y difícil de entender que es. Baste y sobre decir que es algo insólito; tanto o más que en un mismo edificio haya DOS oficinas de Servicio Técnico y que ninguna de las dos sirva) y demás....un carajito, que fue quien trató de salvarle la cara a la carriza con la que casi me agarro la tercera vez que pasé por Servicio Técnico (parte 2 de mi cuento, creo), es quien me entrega el cuernófono. Nokia E 63 bonitico y nuevecito. Caja nueva y demás, mostrada completa como para que no dijera que no me estaban dando mi cuestión completa.

Tengo la impresión, ahora que lo escribo, de que lo hizo intencionalmente y con la sonrisa de oreja a oreja para demostrarme que a pesar de todo le podían dar a una un servicio decente. Pues no, chiquillos: casi se pegaron un mes para hacer lo que debieron hacer desde el principio.  Lo cómico del asunto es que mientras me estaban entregando el teléfono entró una llamada de un banco por un asunto de una tarjeta de Crédito. O sea.  Mostró que el teléfono sí servía.

Así que bueno. Por ahora así terminó el cuento.  AAAAAAAAAAAAAAAAAALELUYA.

Ya el teléfono está en proceso de envenenamiento (es decir, personalización) Ya vieron el loguito de 24 en la pantalla? Ah, sí. Tiene todos los rings queridos que tenía el motoperol (el de Seinfeld, el de Friends, el de The Office, uno que le copié a un Sony Erickson y el infaltable ring de teléfono de 24) Hasta ahora el corotito sirve, no ha dado guerra....y menos mal que no, que no quiero otra escaramuza con Servicio Técnico de Movistar....que, simple y llano, chicos.....ASI COMO ESTA NO SIRVE!

Movistar Sucks. Lo malo es que Digitel también y Movilnet dicen que está mejor, pero bueno. Al teléfono le falta o asignarle una línea o ponerle una prepago al Motoperol (no lo voy a botar) Pero me hartó tanto la loquera con Servicio técnico que me da fastidio ir a Atención al Cliente a extender la novela. Si lo hago, y se vuelve otro caos....prometo contarlo.

Saludos,

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Me encantaría conocer tu opiniòn. Eso sì: para que podamos charlar, trata de que tu comentario estè relacionado con la entrada. Por favor. Gracias adelantadas!