martes, 31 de diciembre de 2013

Adiós, 2013...

No puedo decir que éste haya sido un año genial.

En realidad, no lo fue: tuvo sus altibajos, y ha sido un año bien complicado personalmente. Pero bueno, llegar al último día del año sin más daños de los que ya existían en mi humanidad (la tensión que va y viene de acuerdo a la época, a algún descuido y al estrés que acumule, lo que no debería estar en mi cuerpo pero sigue ahí, los dedos de los pies que de pronto han comenzado a torcerse y van a requerir una visita a un especialista al paso que van, el estómago que ya no aguanta tantos abusos como antes; de hecho lately todo lo que coma fuera de casa le está cayendo como una piedra) y con la misma gente con la que los comencé, pues nada, tiene su valor.

2013 comenzó con un trabajo que prometió mucho en papel, pero que en realidad no funcionó en muchos aspectos. Ni en mí, ni para ellos. Los trabajos, creo, son como los romances: Cuando no funciona desde el principio no hay forma de que se arregle en la vía; sólo se echará a perder aún más. En esencia, eso fue lo que pasó a inicios de año. Lo otro ya lo comenté previamente; la gente olvida que las condiciones de trabajo también son importantes. Las cajas de fósforos sólo son cajas de fósforos: Asfixian.

Mi actual trabajo mejoró las condiciones en algunas cosas. Aunque el trabajo de auditoría siga siendo el mismo estresante.

Lo otro que marcó mi 2013 fue el concurso de oposición en la UCV. Fue un reto a lo que uno cree que sabe, no fue nada fácil, y aunque lo común es decir que "si volviera a ocurrir lo haría de nuevo" yo no estoy tan segura de ello. Fue duro, difícil, costoso anímicamente de alguna manera.... y me mostró caras de personas que no habría conocido sin eso, para bien...y para mal también.

En fin. Supongo que por eso se valora más. Pero no sé que tan necesario fue pasar por ello así. El año que viene tendrá mucho de académico. A ver que tal lo llevo.

En fin. Este diciembre ha sido extraño. Con miles de motivos de celebración. Pero a mí me han pasado un poco de largo, por razones que no quiero poner públicamente. Simplemente no ha sido lo que esperaba de él.  Idem que mucho del 2013. Si el año que viene mejorara solo este diciembre, habrá valido la pena.

A quien me lea aún. Espero que reciba un año fenomenal, aún en medio de la locura en que vivimos.

Feliz año 2014.

Saludos,


Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Me encantaría conocer tu opiniòn. Eso sì: para que podamos charlar, trata de que tu comentario estè relacionado con la entrada. Por favor. Gracias adelantadas!